Alan García

Alan García

Los tentáculos de la multinacional brasileña Odebrecht escriben un trágico desenlace en el Perú.

Por: EDITORIAL 
17 de abril 2019 , 07:57 p.m.

Lamentable la muerte ayer del expresidente peruano Alan García, un líder que marcó una época en la vida política de su país, pero cuyos escándalos de corrupción, de los que tantas veces salió avante, lo persiguieron hasta su último día, cuando una orden de detención hizo que se encerrara en su habitación y se disparara un tiro en la cabeza.

Los tentáculos de la multinacional brasileña Odebrecht escriben así un trágico desenlace en el Perú, que ha visto cómo todos sus últimos expresidentes han sido salpicados: Alejandro Toledo, fugitivo; Ollanta Humala y su esposa pagaron prisión; Pedro Pablo Kuczynski, en detención preventiva, y la excandidata presidencial Keiko Fujimori, en prisión preventiva.

García fue uno de esos líderes que despertaba por igual odios y amores. El que fue el presidente más joven de la historia del Perú (1985, a los 36 años) llegó al poder bajo las banderas del Apra, el movimiento continental de Víctor Raúl Haya de la Torre, que precisamente estuvo asilado en Colombia. De su primer mandato se recuerda el desastre de su gestión económica, que llevó a una hiperinflación del 7 mil por ciento; la amenaza terrorista de Sendero Luminoso y Túpac Amaru, así como múltiples denuncias de desapariciones que organizaciones de DD. HH. cifran en unas 1.600 personas.

Fueron estas condiciones las que adobaron la llegada al poder de un líder del talante de Alberto Fujimori, por el que Alan pidió asilo en Colombia. Tras la caída del ‘Chino’, regresó a su país para disputarle sin éxito la presidencia a Toledo, hasta que consiguió un segundo mandato en el 2006, en el cual puso la economía peruana en la senda de grandes crecimientos.

Pero la corrupción de nuevo aguó su fiesta y los señalamientos de que recibió 4 millones de dólares de Odebrecht por la línea 1 del metro de Lima lo volvieron a poner en la órbita de la fiscalía. La muerte no debería ser una forma de evadir la justicia. Paz en su tumba.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.