Secciones
Síguenos en:
Adiós a Julián

Adiós a Julián

Su muerte obliga a pensar en las imprudencias que cobran tantas vidas en las carreteras.

Pocas imágenes tan conmovedoras como la de aquel niño ciclista, Julián Esteban Gómez, que no pudo contener las lágrimas en el homenaje que se le hizo a Egan Bernal –en Zipaquirá– cuando ganó el Tour de Francia en 2019: desde que apareció en los medios fue reconocida como un retrato emocionante e icónico, sin duda, pues el llanto de Gómez era el llanto de un aficionado que ha tenido la fortuna de festejar la victoria de un ídolo como propia.

Hoy es una fotografía imborrable: la noticia devastadora de que ha muerto atropellado por una tractomula, dos años después de aquella celebración en la que el propio Bernal lo recibió en sus brazos, obliga a pensar en las imprudencias que se cobran tantas vidas en las carreteras y en los riesgos que enfrentan tantos deportistas que salen a entrenar en las mañanas. Pero sobre todo empuja a hacer el duelo por una persona a la que solo se le permitió imaginar su futuro.

Julián Esteban Gómez se estaba preparando para ser, él mismo, un gran ciclista: “Fue una emoción verlo, porque yo también monto bicicleta y quiero ser como él”, declaró a la prensa cuando le preguntaron qué había sentido al conocer al campeón Bernal. Gómez, de apenas 13 años, entrenaba por la carretera que va de Zipaquirá a Cajicá, con su abuelo y con su tío, cuando fue embestido por aquel vehículo.

Si tantas voces se sumaron al terrible dolor por su partida, desde su entrenador, Fabio Rodríguez, hasta el presidente de la República, Iván Duque, es porque si bien todas las muertes resultan un golpe, un revés, la partida de un joven es aún más incomprensible y triste: no ayuda, sino a la indignación, que, además, se tenga la sensación de que otra es la suerte de los deportistas en culturas más comprometidas con el cuidado de la vida.

Decirle adiós a Julián, hijo, nieto, sobrino, campeón del Tour de Francia en su imaginación, es decirles adiós a las ilusiones de una familia, a los miles de posibilidades de una vida que hasta ahora estaba comenzando.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.