Vacunas por carnavales

Vacunas por carnavales

Hay una falta del Presidente y su equipo de autocrítica y de ambición en la definición de metas.

22 de febrero 2021 , 12:26 a. m.

La misma semana en la que el planeta veía el aterrizaje de Perseverance en Marte, Colombia presenciaba el aterrizaje de una nave de la empresa de mensajería DHL en El Dorado. Detrás de sus atriles, el presidente Duque, la Vicepresidenta, el ministro de Salud y otros miembros de su comitiva, vestidos con chalecos fosforescentes del color de la cultura naranja, le daban la bienvenida oficial a un contenedor mediano recién salido de la bodega del avión y envuelto (oh júbilo inmortal) en la bandera colombiana.

“Le cumplimos a Colombia”, se leía la frase presidencial para la foto, y los chistes, que se han convertido tristemente en la única posibilidad de crítica no intervenida, se multiplicaban en las redes sociales. “Caravana de las vacunas desde la plaza de Toros hasta la plaza de Bolívar”, trinó @pachobarrios y su programación inventada que incluía almuerzo en la Casa de Nariño e imposición de la Cruz de Boyacá (¡a las vacunas!), distaba poco, en realidad, de las celebraciones gubernamentales.

El ‘show’ continuó al día siguiente con la aplicación de ¡18 vacunas!, un número inversamente proporcional al de políticos locales, comitivas y camarógrafos que, a falta de carnavales, se fue sumando a la celebración. “No nos podemos dejar arrebatar la alegría que nos produce el inicio de la vacunación”, ha declarado en estos días el presidente Duque, con su tendencia de fingir que ve siempre el vaso medio lleno.

Celebrar esas 50.000 vacunas y otras 192.000 que llegaron después, en un país con 2 millones de casos covid, más de 50.000 muertos, casi 50 millones de habitantes y una gestión poco eficaz que se refleja en el inicio tardío de la vacunación, en la escasez de dosis y en la imposibilidad para entregar un cronograma, al menos tentativo, de los plazos contemplados para lograr un porcentaje de inmunidad aceptable, ilustra no solo la falta de autocrítica del Presidente y su equipo, sino su falta de ambición en la definición de metas.

A la confusión entre un programa de vacunación y un programa de televisión, añade ahora la confusión entre el turismo demagógico y los alcances de una campaña masiva de vacunación con impacto nacional. Entre tanto, la gente se sigue muriendo, de covid o de hambre, y el país carece de un diagnóstico certero y de un plan integral –no solo de vacunación– para afrontar la magnitud de la catástrofe.

Sin desconocer el protagonismo del Presidente y de su equipo en la deficiente gestión de la pandemia, este plan de vacunación de papel y de pantalla, burocráticamente perfecto y lleno de “protocolos” al que solo le faltan las vacunas suficientes, es un reflejo más de la manera como funciona lo público en Colombia. Lo que ha cambiado ahora es que todos dependemos de esa lentitud en los procedimientos del Estado, y que las filas interminables a las puertas de un hospital o la tendencia de tratar con acetaminofén las dolencias de los colombianos (a menos que haya una palanca o una tutela) se han generalizado a toda la población que espera una vacuna.

Quizás por primera vez estamos todos en la misma fila –y temo que empezaremos a saber de múltiples atajos para colarse, como se va descubriendo en otros países de la región–. Estamos viviendo en carne propia la brecha de inequidad que nos separa de los llamados países desarrollados y las consecuencias de la falta de herramientas conceptuales, pero no solo en ciencia y tecnología, sino en pensamiento crítico y en capacidad de exigencia y vigilancia frente a la garantía de nuestros derechos. Ojalá esta preocupación por la insuficiencia de vacunas sea una oportunidad para pensar en lo público como el espacio de todos y no solo de los que no tienen cómo pagar la medicina o la educación privada.

YOLANDA REYES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.