La negociación de sentidos

La negociación de sentidos

¿cómo se negocia entre enemigos y qué es lo que, en realidad, se negocia?

02 de diciembre 2018 , 11:35 p.m.

Hace una semana, Margarita Martínez, la directora del documental ‘La negociación’, afrontaba quizás la incertidumbre propia de los que se lanzan a hacer cine en este país. ¿Cuántos días se mantendría su documental sobre el proceso de negociación con las Farc en esos horarios de mediodía y matiné que le había “concedido” Cine Colombia? ¿Funcionarían el tráiler y la estrategia de divulgación o se comprobaría la supuesta fatalidad que lleva a los empresarios a no apostarle a ese cine porque ese cine no vende?

Supongo que la directora jamás se imaginó que, en vísperas del estreno, apareciera Álvaro Uribe, el mejor jefe de prensa para su documental, con esa antigua estrategia de ventas que es la de promover una censura. El senador Uribe trinó para pedirle a Cine Colombia que se abstuviera de exhibir la película y estuvo a punto de convencer a su director, Munir Falah.

No es la intención de Cine Colombia, por “ser de entretenimiento”, seguir generando controversia y polarizando el país, manifestó el director para tratar de justificar una posible obediencia al censor, y semejante “razonamiento” se sumó al intento de prohibición uribista para producir el efecto contrario en las redes. Así, durante el fin de semana, muchas personas que quizás no hubieran tenido información sobre el estreno llenaron las salas.

Estas circunstancias que rodean el lanzamiento de ‘La negociación’ y que, a simple vista, podrían parecer anecdóticas son el telón de fondo perfecto para ilustrar las preguntas centrales que se hace el documental: ¿cómo se negocia entre enemigos y qué es lo que, en realidad, se negocia? Más allá de los puntos que contiene el acuerdo, lo que la periodista Martínez intenta escudriñar y mostrarnos, mientras esos varones se enfrentan y se miran en esas largas mesas, en medio de los ritos que la civilidad ha inventado para tramitar los conflictos (darse la mano, escuchar, anotar, tachar, suspender y reanudar conversaciones), es esa negociación de sentidos que está en juego en cualquier transacción humana y en la que, para no pasar por la fuerza bruta, se acuerda pasar por el lenguaje. Como lo muestra la controversia suscitada por ‘La negociación’, son esas versiones diversas de vida, historia, memoria, dolor y prejuicios que han engendrado tantos países irreconciliables en este país las que necesitamos seguir negociando.

Entre el crisol de versiones que recoge el documental, hay un testimonio contado a dos voces por Sergio Jaramillo, el jefe negociador del Gobierno, y ‘Mauricio el médico’, comandante del bloque oriental de las Farc. Jaramillo le cuenta a la entrevistadora que durante la fase secreta de las negociaciones se reunían en una casa “cubierta de tableros blancos”, y luego sale la versión de ‘Mauricio’, quien dice que Jaramillo era filólogo y que cambiaba una cosa y otra en esos tableros. Entonces, las Farc pidieron un tablero blanco adicional para escribir sus ideas. “Ese tablero es el de nosotros y hacen el favor y no nos lo tocan –cuenta Mauricio–. Si usted va a cambiar alguna vaina, hágala en el tablero suyo, pero la idea nuestra déjenosla ahí”.

Resulta difícil encontrar una imagen más precisa de una negociación, como el proceso de convertir en una sola versión (perfectible, como todo trabajo en proceso) los textos garabateados en esos tableros blancos. Justamente, cuando las diversas versiones de la historia pugnan entre sí, es imperativo debatirlas y mostrarlas, a través de un debate civil, sin restricciones, que reemplace el conflicto armado. Ese primer borrador de la historia que se dice que es el periodismo, lo mismo que el cine y todas las formas de contar y mirar, es hoy, como aquellos tableros blancos, más necesario que nunca.

YOLANDA REYES

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.