‘Estamos llegando hoy aquí al Chocó’

‘Estamos llegando hoy aquí al Chocó’

La jovialidad de Duque y su falta de explicaciones muestran una negligencia impropia de su cargo.

12 de enero 2020 , 10:30 p.m.

El sábado pasado, mientras se conocía el informe de ‘Semana’ sobre las chuzadas a magistrados, políticos y periodistas de esa revista, el Presidente caminaba por Bojayá como quien anda en campaña o va de excursión escolar. “Estamos llegando hoy aquí al Chocó” –decía (bonita hora), con esa sonrisa puesta que ya ni él mismo se cree–. Sus frases, tan planas como la expresión de su cara, eran lugares comunes: hemos venido a hablar, a darnos cuenta. Hemos tenido una conversación muy linda, muy sincera con los niños. Nos han pedido mejorar la infraestructura deportiva. Hemos hecho un inventario. Vamos a inaugurar un acueducto. Hay un gobierno y un presidente que los quiere. (“Que los quiere”: ¡si acababa de conocerlos!).

Hasta ahí, nada nuevo. Pero cuando le preguntaron si el sorpresivo cambio del general Nicacio Martínez como comandante de las Fuerzas Armadas, en plena temporada de vacaciones, se había debido al escándalo de las chuzadas, el gesto presidencial de rascarse un ojo y de abrazar a uno de los niños afrodescendientes de la comunidad de Bojayá que le servían de telón político fue elocuente.

Con esa crispación que ‘regaña’ al que osa hacer preguntas, lanzó otra sarta de frases hechas sobre el currículum intachable del general y sus 28 años de servicio. “Me esgrimió a mí (sic) razones personales que entendí”, respondió, y continuó su monólogo sobre manzanas podridas, ir al fondo de la investigación y tolerancia cero. ¿Significa que, en serio, el Presidente fue el último en enterarse de lo que hacía el jefe de las Fuerzas Armadas, bajo su mando?

¿O significa que miente?

Cualquiera que sea la respuesta es muy grave, en este país que afronta un momento tan delicado. Pero no solo porque desde fin de año casi toda Colombia (menos el Presidente) especulaba sobre los motivos nada personales de la ‘renuncia’ del general Martínez, sino porque todo lo que está sucediendo en este país parece tomarlo así, de sorpresa.

¿Cómo puede decir frases vacías frente a la población de Bojayá, que sigue temblando de pánico con la toma paramilitar del 31 de diciembre pasado y aún no se recupera de la masacre de 2002? Si, según lo han documentado las alertas tempranas y los informes de consumación de riesgos emitidos por la Defensoría, lo mismo que un comunicado aterrador en el que diez obispos del Pacífico y del suroccidente de Colombia señalan las amenazas que nuevamente se ciernen sobre sus zonas de influencia y suplican la actuación urgente del Gobierno, ¿cómo puede explicarse la falta de acuse de recibo presidencial?

¿Qué significa andar por la tierra de Leyder Palacios, secretario ejecutivo de la Comisión Interétnica de la Verdad, sin mencionar la carta en la que ese líder insiste en “la actuación de paramilitares en connivencia con la Fuerza Pública” y le reitera al Presidente que el problema del control territorial del Chocó es más que un asunto de narcotráfico? ¿Cómo puede andar por esa tierra golpeada que, después de 17 años, enterró en noviembre a las víctimas de la masacre de Bojayá, sin reconocer ni hacerse presente en su duelo aún no cerrado y sin condenar explícitamente a los actores armados que todos le están señalando?

Así se trate de ignorancia, de indiferencia –o quizás de engaño–, la jovialidad del Presidente y su falta de explicaciones rigurosas sobre el regreso del paramilitarismo, el recrudecimiento del conflicto y la reincidencia de abusos militares que vuelven a poner en peligro la institucionalidad y la gobernabilidad de Colombia no solo muestran una irresponsabilidad y una negligencia impropias del cargo, sino una agresión a la ciudadanía de este país que necesita saber quién está realmente a cargo en circunstancias tan graves.

YOLANDA REYES

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.