‘Ese tonito’

‘Ese tonito’

Así como el mundo respeta a los hombres con poder, se ensaña con el poder de las mujeres.

13 de julio 2020 , 12:38 a.m.

“Cuando Claudia nos encierre...”, he oído decir últimamente, en reuniones de trabajo o en chats informales, en alusión a las medidas tomadas por la alcaldesa de Bogotá para afrontar la emergencia del covid-19. Los gestos que acompañan esas frases, o lo que queda de ellos en las pantallas, oscilan entre un mohín de resignación frente a la “madre castigadora” y una sorna que reduce su discurso a una efusión temperamental (hormonal, la llaman despectivamente).

He visto ‘textear’, con dedos viperinos, opiniones que relacionan las medidas tomadas por “Claudia” con su sexualidad y con sus ciclos menstruales o con sus relaciones de pareja. Muchas veces son mujeres quienes lanzan o les hacen eco de estas descalificaciones, con una virulencia cargada de estereotipos sexistas que suplanta la argumentación. Son mujeres que han ido a las universidades, que tienen hijos en edad escolar o universitaria, o, incluso, nietos, y que reproducen y transmiten –¿durante cuántas generaciones más?– esos sesgos como si fueran parte de un ADN cultural que se niega a considerar la autoridad política, o cualquier autoridad o inteligencia sobresaliente, de una mujer.

Aunque han afrontado también la discriminación en un mundo laboral construido por los hombres, con sus reglas estrictas de admisión a los círculos de poder y con sus microagresiones cotidianas que apenas ahora comienzan a nombrarse, esas mujeres parecen ser encargadas, o solícitas ayudantes, en el trabajo de mantener a raya a sus congéneres.

Que las mujeres manden, sí, pero no demasiado es el subtexto que suele estar detrás de estas ideas y que solo permite ser ‘las segundas’ de los mandatarios. Que se encarguen, por ejemplo, de manejar el computador en las presentaciones, pero que el hombre exponga (incluso, aunque ellas hayan hecho el trabajo) son escenas que siguen reproduciéndose y explican esas frases recurrentes sobre Claudia López. “Estoy de acuerdo con sus decisiones, pero me molesta ese tonito” son las (des) calificaciones de las que es objeto López, y se la acusa de ser maleducada o gritona por “atreverse” a debatir decisiones del Gobierno central como el día sin IVA, del que hoy padecemos las consecuencias, o por exigir la entrega de unos ventiladores anunciados.

Cabría preguntarse si la vehemencia que ha tenido que emplear López para ser escuchada, y que ha mostrado aún más débil al presidente Duque, es la consecuencia de una agresión todavía imperceptible para muchas personas, que obliga a las mujeres a tener que hablar con una intensidad mucho mayor que la de un hombre para ser menos escuchadas. Así como el mundo respeta a los hombres con poder, se ensaña con el poder de las mujeres, y lo que en un gobernante puede verse como confianza, liderazgo o valentía para tomar decisiones, incluso cuando son impopulares, y ejercer un liderazgo contundente, en una mujer se considera arrogancia, atrevimiento o grosería.

Esa responsabilidad política asumida como inherente al manejo de su cargo para haber llamado la peste por su nombre, desde el principio, y anunciar y hacerles frente a tiempos tan difíciles le ha representado, sin duda, un esfuerzo mayor a Claudia López y la ha situado como una competidora exitosa en la esfera del poder. Y frente a la misoginia de este país, tanto en la izquierda como en la derecha, la contundencia para hablar y poner límites se percibe como una amenaza.

Lo anterior no significa que por ser mujer se deban avalar sin discutir las determinaciones que tome la máxima autoridad de la ciudad más grande de Colombia. Se trata de argumentar y de fijarse en lo que dice y hace la alcaldesa, en vez de centrarse en cómo lo dice –en el tonito–, que es justamente lo contrario.

YOLANDA REYES

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.