Episodios nacionales

Episodios nacionales

¿Cómo es posible creerle a un gobernante que dice tenerlo todo perfectamente controlado?

01 de junio 2020 , 12:38 a.m.

Todas las tardes, a las seis, el presidente Duque comienza otro de sus episodios televisivos dándole gracias a Dios, no recuerdo bien por qué en estos momentos, y ensartando gerundios de agradecimiento a muchos héroes, como si se tratara de una lista exhaustiva de patrocinadores del programa.

“Hoy quiero compartirles a ustedes” (sic), suele decir –aún no logra entender el uso del verbo compartir– y prosigue con la contabilidad de los enfermos, de las curaciones y de los fallecimientos diarios. En esa última cifra a veces se detiene para mostrar las “comorbilidades”, una palabra horrible que se ha vuelto frecuente en los discursos oficiales y que alude a las enfermedades o a la edad de los difuntos, tal vez para exonerar de responsabilidad a las autoridades.

Después de un pésame protocolario a las familias, el Presidente analiza “la positividad” (sic) de las pruebas, para ilustrar “cómo estamos frente a los países de América Latina” y, dadas las circunstancias regionales, le queda fácil mostrar que estamos mejor que los antiguos colosos, en la macabra “competencia”.

Últimamente ha comparado también el PIB de Colombia durante el primer trimestre de este año –un dato prehistórico– con el de otras economías. Por supuesto, en su programa, resulta mejor que el de los países de la zona euro y, flaco honor, que el de nuestros vecinos. Es conmovedor verlo tan convencido, y por fin tan protagónico, en su habitual puesta en escena y nunca ha sido tan evidente el poder de nuestra tele para crear realidades paralelas.

¿Quién es el productor detrás de cámaras y quién el libretista de esos diálogos “casuales” que han convertido al Presidente en el presentador de unos convidados que son, en realidad, su equipo de gobierno? Hay algo muy importante, Presidente, lo sorprenden gratamente los ministros con sus iniciativas. Él les concede la palabra, y ellos le cuentan de los respiradores que han comprado, de las medidas que han tomado para que los microempresarios se sigan endeudando o para que hagan “acuerdos fraternales”, con sus empleados.

A veces cambian los papeles y algún ministro le da voz al Presidente para que cuente alguno de sus logros, y en ese pequeño teatro de los elogios mutuos, todos fingen que trabajan en equipo como siempre, como si no hubiera nadie viéndolos del otro lado de las cámaras.

Hay algo –casi todo– fuera de control en esa apariencia de coordinación perfecta, con sus preguntas y sus respuestas ensayadas. Suponiendo que fuera cierto que así son los habituales consejos de gobierno, se echa de menos una fisura entre la rendición de cuentas y las directrices presidenciales: algún problema, alguna tarea no concluida o no resuelta o sujeta a crítica o reconvención por parte del mandatario, y ese es un desafío para los libretistas del programa. Cualquiera que haga guiones o interrogatorios sabe que si todas las versiones encajan de un modo tan perfecto, ahí precisamente surgen dudas. ¿Cómo es posible creerle a un gobernante que dice tenerlo todo perfectamente controlado, en estas latitudes y, sobre todo, en estos tiempos?

Si esto fuera una serie de televisión, bastaría con ajustar el libreto, pero el problema es que esta puesta en escena en un momento en el que nos aproximamos a los tiempos más inciertos es fuente de ambivalencia y de expectativas ilusorias que no ayudan a preparar la mentalidad ni los posibles escenarios.

“Como lo hemos dicho todo este tiempo: el Gobierno Nacional continúa liderando el plan de vuelo, pero son los gobernadores y los alcaldes los pilotos de la conducción de las medidas”, declaró el Presidente ayer. Palabras más, palabras menos, el Gobierno va en las nubes. Y de la cruda realidad, que otros se encarguen.

YOLANDA REYES

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.