Educación política

Educación política

El problema no son las diferencias sino el hecho de no haber aprendido a reconocerlas.

12 de febrero 2018 , 12:46 a.m.

Seguramente, como a muchos de ustedes, me aterra ver a esos ciudadanos vociferantes que les gritan a los candidatos asociados con la izquierda (no solo a los del partido de la Farc), “asesinos y bandidos”. Ver a una mujer como Aída Avella, de la Unión Patriótica, arrinconada entre una gavilla que corea consignas como “ratas asesinas de la paz; fuera, guerrillos”, me produce una mezcla de vergüenza y desesperanza y, también, debo decirlo, una miedosa regresión a los tiempos electorales de fines del siglo XX, signados por el asesinato de líderes políticos.

¿Cuántas generaciones, cuántos duelos no resueltos y qué influencias conscientes e inconscientes hablan por la boca de esa multitud vociferante? Suponiendo, como se ha dicho, que se trate de voces manipuladas por un partido político y por un líder que se expresa como un ventrílocuo, por medio de esos ciudadanos, ¿cómo se explica esa predisposición a fundirse en una masa que no escucha ni debate argumentos, sino que reacciona a emociones primarias de venganza?

Me parece importante pensar en el fenómeno de una manera menos coyuntural para mirarlo en clave de educación: en clave de futuro. Más allá de ganar las elecciones con un candidato o un partido cercano a nuestras ideas, ¿qué estamos ganando o perdiendo todos los colombianos y qué tiene que ver nuestro comportamiento político actual con nuestra herencia, con nuestros desafíos como nación y, especialmente, con los ciudadanos que hoy aprenden de nosotros?

Se ha dicho reiteradamente, y se ha visto como un riesgo, que el problema de estas elecciones es la polarización, es decir, las diferencias –al parecer, irreconciliables– en nuestras ideas políticas de sociedad y de país, pero permítanme discrepar de ese diagnóstico. A mi modo de ver, el problema no son las diferencias, así sean irreconciliables, sino el hecho de no haber aprendido a reconocerlas, a albergarlas y a tramitarlas –incluso a celebrarlas– como parte inherente de la diversidad humana y de la práctica política.

Quizás esta incomodidad tiene raíces en un sistema supuesta y falsamente democrático que, a pesar de manejar formatos propios de la democracia, ha estado representado por una minoría que pretendía ser “todos los ciudadanos”. Y ahora, cuando llegan al sistema electoral colectividades tradicionalmente excluidas (no solo me refiero a los grupos armados que estuvieron “en el monte”, sino también a muchos ciudadanos que antes no fueron tenidos en cuenta y que hoy defienden ideas diversas de género, de familia y de sociedad), el linchamiento es la reacción instintiva.

Nuestra precaria educación política, más empírica que teórica, se formó –si cabe esa palabra– en la violencia y en la lucha, no contra adversarios, sino contra enemigos. Ese pasado, aún vivo, nos dio un vocabulario, una sintaxis, una forma de relacionarnos y una tradición de comportamiento político que, a menos que los reconozcamos como problemas colectivos, serán también (están siendo ya) nuestro futuro. Tantas heridas y tanto dolor se han enquistado en una saga de prejuicios que nos siguen enseñando más prejuicios, y no hay otra manera de atravesar por estos tiempos que la de habitar este presente conflictivo e identificar –para desaprender– esos mecanismos que se disparan en nosotros, especialmente en tiempos de elecciones.

Todos los candidatos y los electores –de centro, de izquierda o de derecha– tenemos un papel en esta transición. Aunque es un logro indispensable, no basta con dejar de matarnos si no podemos sentirnos cómodos en medio de la diversidad y de las discrepancias y si no aprendemos a nombrarlas. Eso es algo que se enseña y que se aprende como se aprende a conversar: participando y viendo ejemplos.

YOLANDA REYES

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.