Regresando a los abrazos alrededor de un café

Regresando a los abrazos alrededor de un café

Los consumidores han cambiado sus hábitos y sus preferencias. Tres tendencias llamaron mi atención.

03 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

Hace tan solo un mes celebramos un nuevo año orgullosos por la resiliencia y los logros que, en medio de la adversidad, tuvimos en el 2020, y brindamos con ilusión por un 2021 más libre, próspero y ‘normal’, en el que esperamos retomar nuestras reuniones, nuestros viajes, nuestros cafés. Pero el cambio no parece llegar tan pronto, lo que nos hace reflexionar sobre el ‘nuevo normal’. La pandemia imprimió una gran presión sobre gobiernos, empresas y consumidores que por primera vez se enfrentaron a una crisis que impactó la salud, la sociedad y la economía al mismo tiempo. Impulsados por la incertidumbre, el miedo y la novedad, los consumidores cambiaron sus hábitos y sus preferencias.

Tres tendencias llamaron mi atención de manera particular. La primera fue la aceleración del mundo digital como medio de compra, trabajo, estudio, información y comunicación, que permitió que se acortaran años de adopción, logrando tener un mundo interconectado y abastecido digitalmente en tan solo pocas semanas. Sin embargo, esta aceleración no ocurrió de manera equitativa, lo cual dejó en evidencia, o incluso amplió, brechas de acceso entre la ciudad y el campo, o entre aquellos con diferente poder adquisitivo.

La segunda tendencia fue un rebalanceo de necesidades en el que el consumidor puso su seguridad y la de su familia por encima de todas, trasladando su vida al hogar, valorando más que nunca la conveniencia y el tiempo, y cuestionando sus canales y formatos tradicionales. La incertidumbre del empleo, más acentuada en mujeres y jóvenes, hizo que el ahorro y la búsqueda de lo esencial fueran parte también de las necesidades básicas priorizadas. Por último, la tercera tendencia fue la relevancia que alcanzó el propósito de las marcas dentro de los consumidores. La preferencia por lo saludable, lo honesto, lo ambiental y socialmente correcto marcó el traslado de la lealtad y se convirtió en el centro de la reputación de las marcas y la razón para creer y apostar en ellas. Como empresaria y consumidora viví estas tres tendencias de manera directa y, a través del café, observé cómo ahora es incluso posible recibir mi americano favorito por domicilio, cuando antes no se me hubiera ocurrido pedirlo, sintiéndome segura y conectada con la marca.

Pero ¿tendré que vivir y consumir siempre así? o ¿qué comportamientos impulsados por la pandemia mantendremos y cuáles volverán a ser cómo antes? Como dijo Winston Churchill, “no se puede desaprovechar una buena crisis”, por lo que tengo una expectativa alta para que gobiernos, empresas y personas seamos capaces de aprender rápido y de adaptar las nuevas herramientas que están ahora a la mano, pero también de regresar a aquellos comportamientos que hacen parte de nuestra esencia humana.

Así, veo gobiernos y gobernantes capitalizando sobre la tecnología, trabajando para cerrar las brechas que se han acentuado, especialmente en jóvenes, mujeres y población rural, para que no tome décadas regresar a donde estábamos. Los veo invirtiendo en sectores que aporten a la equidad, el empleo, la competitividad y la productividad. Veo empresas y empresarios cuidando a sus consumidores y haciéndolos sentir seguros. Los veo fortaleciendo el propósito social y ambiental de sus organizaciones y trabajando alineados para favorecer la recuperación de todos, por encima de la particular. Veo consumidores usando la tecnología no por imposición, sino por convicción. Los veo consumiendo sano y local, y siendo muy exigentes con sus marcas. Los veo regresando a sus oficinas, pero no en la frecuencia e intensidad de antes, pues ahora conocen el balance y las posibilidades que abre la virtualidad. Y, por último, definitivamente los veo abrazándose nuevamente alrededor de una taza de café en su tienda favorita, compartiendo todas las historias que por tantos meses no pudieron contar.

Camila Escobar. Presidenta de Procafecol S. A., miembro de la junta directiva de Corferias y de la Andi seccional Bogotá, Cundinamarca y Boyacá. Reconocida como Rising Talent en el Women’s Forum, y la tercera mujer con mejor reputación en el índice Merco Colombia 2020. Es miembro de Women in Connection.

Camila Escobar

Camila Escobar.

Foto:

Camila Escobar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.