¿Y qué pasa con las emprendedoras?

¿Y qué pasa con las emprendedoras?

Detrás de la alarma del desempleo de mujeres hay otra: la de las dificultades de las emprendedoras.

02 de diciembre 2020 , 09:25 p. m.

Women in Connection es un grupo de mujeres líderes que trabajan por la equidad de género, el empoderamiento de la mujer y el bienestar económico y social del país.

En los últimos meses se han prendido las alarmas sobre el impacto desproporcionado de los efectos de la pandemia entre hombres y mujeres. La del empleo es, sin duda, la que suena más duro. De acuerdo con los datos presentados por el Dane el 30 de noviembre, la tasa de desempleo de mujeres en Colombia en el trimestre móvil agosto-octubre de 2020 era de 20,8 por ciento, 8,7 puntos por encima de la tasa de los varones. Si bien hay un rezago estructural en el desempleo de hombres y mujeres, esta misma diferencia era de 5,3 por ciento puntos en el mismo periodo de 2019.

Detrás de la ensordecedora alarma del impacto en el desempleo de mujeres hay otra alarma que suena menos dura, pero que seguirá retumbando varios años más, la de las dificultades que están enfrentando las empresarias y emprendedoras del país y sus efectos en el largo plazo.

Por un lado, comercio y servicios son los dos sectores que más concentran mujeres empresarias y representantes legales y han sido los sectores más golpeados por las restricciones tomadas para controlar la emergencia sanitaria. Incluso, algunos todavía enfrentan barreras para su funcionamiento. Por otro lado, las decisiones empresariales y los virajes en la estrategia que han tomado hombres y mujeres reflejan otro tipo de brechas que tenemos que acortar.

Una encuesta realizada a mediados de año, cuando estaba empezando a abrirse la economía nuevamente, por la Cámara de Comercio de Bogotá en conjunto con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la Unión Europea, mostró que las estrategias adoptadas por hombres y mujeres líderes de mipymes han sido distintas durante la crisis.

Si bien los hombres y las mujeres mostraron un nivel de percepción sobre el futuro similar, que se puede catalogar como un cauto optimismo, mientras el 20 por ciento de los empresarios dijeron que iban a tener aumentos en sus plantas en los próximos meses, solo el 13 por ciento de las empresarias dijeron lo mismo; aunque la misma encuesta muestra que menos mujeres recortaron sus plantas de personal que hombres en los meses anteriores. Más mujeres acudieron a clientes para construir redes de apoyo; mientras más hombres, a proveedores. Ahora, hombres y mujeres acudieron en una misma proporción a redes sociales y familiares buscando ayuda. Los empresarios fueron más audaces en redefinir su estrategia que las empresarias: 60,5 por ciento de los empresarios redefinieron los objetivos de su negocio, mientras solo el 39,2 por ciento de las mujeres lo hicieron. Empresarios y empresarias están enfrentando la pandemia de una forma distinta y cualquier iniciativa para apoyarlos tiene que reconocer y potenciar estas diferencias.

El Gobierno Nacional acaba de aprobar el Conpes de Emprendimiento y el Congreso está en el último trecho para aprobar la ley de emprendimiento. Ambos reconocen las brechas estructurales en las oportunidades de creación de emprendimientos entre mujeres y hombres y presentan algunas respuestas. Recomiendan estructurar un programa que apoye proyectos productivos de mujeres y el diseño de esquemas de financiamiento para mujeres con un riguroso proceso de evaluación de impacto, en el caso del Conpes. En el caso de la ley proponen criterios de desempate en compras públicas que favorecen a empresas de mujeres cabeza de familia, entre otras medidas. En ambos casos, se trata de un esfuerzo para cerrar brechas y reconocer las diferencias, pero falta mucho.

Para seguir andando este camino necesitamos desarrollar programas diferenciados. Como en todo, no hay una solución tipo talla única, en especial por las diferencias sectoriales y demográficas entre las empresarias y los empresarios y entre emprendedoras y emprendedores.

Lo importante es traer estas diferencias y problemáticas a la conversación, ahí sabremos no solo qué pasa con las emprendedoras sino cómo podemos aprovechar el potencial emprendedor del 52 por ciento de la población y asegurar una reactivación sostenible y equitativa.

Cristina Vélez Valencia
Vicepresidenta de Articulación Público Privada-Cámara de Comercio de Bogotá y miembro de Women in Connection Colombia.

Cristina Vélez Valencia
Foto:

Cristina Vélez Valencia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.