Secciones
Síguenos en:
Juntas directivas: lo mejor que podemos hacer, dar un paso al costado

Juntas directivas: lo mejor que podemos hacer, dar un paso al costado

Le hacemos daño a nuestras empresas al pensar que los hombres somos quienes mejor podemos aportar.

Women in Connection es un grupo de mujeres líderes que trabajan por la equidad de género, el empoderamiento de la mujer y el bienestar económico y social del país.

Alexis Ohanian, fundador de Reddit, la red social de noticias de Estados Unidos, y esposo de Serena Williams, sorprendió al mundo en 2020 cuando decidió hacerse a un lado de la junta directiva de la empresa que fundó.

Su decisión, en el contexto de la crisis en Estados Unidos por la muerte de George Floyd y subsecuentes manifestaciones, fue, en sus propias palabras, “la más responsable que puedo tomar, hacerme a un lado”. Michael Seibel, presidente de la aceleradora más famosa del mundo, Y Combinator, lo reemplazó.

Mucho se opinó sobre esta decisión en Estados Unidos y se celebró como un ejemplo. Sin embargo, en Latinoamérica no nos enteramos.

En Latinoamérica, y en Colombia en particular, tenemos un problema sistemático en las empresas de grandes juntas directivas. Aunque los consumidores son 50 % mujeres, y nuestra mano de obra calificada es casi 50 % femenina, las mujeres colombianas no ayudan a dirigir nuestras empresas.

La mayoría de compañías colombianas que tienen productos hechos exclusivamente para mujeres no cuentan con una sola mujer en su junta directiva. De las compañías públicas en la BVC, de 130 emisores, 48 no tienen ninguna mujer y 42 tienen una sola.

¿En qué mundo tiene esto sentido? Pues en el mundo machista y bastante miope en el que vivimos.

Hay muchos estudios sobre el impacto positivo de tener masa crítica de mujeres en juntas directivas. Podría perder mi tiempo armando un argumento de negocio fuerte sobre por qué es mejor tener representación de mujeres en las juntas directivas, pero la realidad es más simple: es lo correcto.

Sin embargo, esto no sucede por tres razones principales: miopía, ignorancia e inercia.

Veámoslas una a una.

Miopía: en una reunión del 30 % del Club Growth Through Diversity, una gran iniciativa que se dedica a avanzar en la equidad de género con la ambiciosa meta de lograr que en las juntas directivas el 30 % sean mujeres, dije una estupidez.

Cuando estábamos proponiendo ideas sobre cómo lograr que más mujeres fueran consideradas para juntas dije: “Bueno, pues a todos nos llaman todo el tiempo preguntándonos si queremos hacer parte de esta junta o aquella. Obvio, yo no tengo tiempo para hacerlo, y más bien recomendamos una terna de mujeres cracs y elegimos una de ahí. Aquí somos diez personas en esta llamada, tres juntas por persona, seguro con eso logramos treinta en par meses, ¿no?”.

Después de un silencio incómodo, una de las asistentes a la llamada con mucha más experiencia y capacidades que yo dijo: “Daniel, a nosotras rara vez nos han llamado para ser directoras. Una vez cada par de años, y eso”. Qué vergüenza mi ceguera.

Ignorancia: hablando con fundadores de startups y empresarios estos lamentan: “Nos encantaría una gran directora, pero es que están tan escasas”. Falso, mujeres capaces en Colombia hay muchísimas. ¿No me creen?

Inercia: la razón principal de por qué las empresas colombianas no mejoran su conformación de juntas es por inercia. Quiero ser delicado, de verdad que sí, pero no sé cómo decir esto: ¿por qué usted no se hace a un lado?

Uno de los presidentes de las empresas más grandes de Colombia se lamentaba diciendo: “Ya logramos traer una gran directora, pero la lucha es difícil, solo es una, y no las dos que tenía planeado”. Cuando preguntamos por qué, explicó que varios se rehúsan a hacerse a un lado y dejar que otras perspectivas entren a la mesa.

Como buenos hombres que nos las sabemos todas, nos encanta que nos halaguen el ego, cómo dejar pasar la oportunidad de estar en una junta ‘poderosa’. Me escuchan, tengo impacto en decisiones estratégicas, me dicen doctor y hasta una platica me gano.

Pues no viejo, les estamos haciendo un daño a nuestras empresas al continuar operando bajo el supuesto de que nosotros somos quienes mejor podemos aportar a nuestras empresas. Los invito a que sigan el ejemplo de Alexis Ohanian y hagamos lo mismo.

Daniel Bilbao
Cofundador de Truora, startup latinoamericana que busca solucionar el fraude en Latinoamérica. Es emprendedor, ángel inversionista y hombre como aliado de Women In Connection.

Daniel Bilbao
Foto:

Daniel Bilbao

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.