Sin sensibilidad ni sentimientos

Sin sensibilidad ni sentimientos

Tras el cobarde asesinato de María del Pilar Hurtado muchos indolentes pelaron el cobre.

Por: Vladdo
25 de junio 2019 , 07:00 p.m.

Pocas cosas he visto más degradantes que el manejo que se le ha dado en las redes sociales al asesinato de María del Pilar Hurtado, baleada frente a sus dos hijos en una calle sin pavimentar en Tierralta, Córdoba.

Supongamos que María del Pilar no era una activista social; imaginemos, de igual manera, que no se hacía alusión a ella en ningún panfleto amenazante firmado por las misteriosas pero sanguinarias ‘Águilas Negras’, que circuló en la zona días antes del crimen. Dejando de lado que había llegado hasta esa población hace cuatro años huyendo de su natal Puerto Tejada, demos también por hecho que no era una mujer humilde. Y por último, ya entrados en gastos, asumamos que ni siquiera era colombiana.

En gracia de discusión, suponiendo que todo lo anterior fuera cierto, ¿con qué derecho se han atrevido a manosear su muerte tirios y troyanos? ¿Qué pensaban todos aquellos que han tratado de exprimir ese execrable crimen con fines poco altruistas?
¿Dónde está la conciencia de todos los que se han atrevido a minimizar ese atroz asesinato? ¿Por qué tantos ‘notables’ personajes han usado su nombre para tratar de sacar dividendos políticos? ¿No sentirán algo de remordimiento los influencers que se dedicaron a pescar likes en Twitter y Facebook durante el fin de semana con el escabroso video de su pequeño hijo, embargado de dolor y desesperación?

Me pregunto a cuántos de aquellos que reenviaron esa grabación les gustaría que las imágenes del cadáver de un pariente suyo recién asesinado tuvieran el mismo tratamiento

Me pregunto a cuántos de aquellos que reenviaron esa grabación les gustaría que las imágenes del cadáver de un pariente suyo recién asesinado tuvieran el mismo tratamiento. ¿Habrán creído que era indispensable mostrar una y otra vez esas dolorosas escenas, acompañadas de frases de indignación vacía o de lamentos inútiles, que se desvanecen en el ciberespacio? ¿No se darán cuenta de que hay unas maneras más misericordiosas de expresar solidaridad o repudio?

Por otra parte, ¿valdrá la pena acudir a esa clase de recursos para atacar al Gobierno o para tratar de demostrar que este país se está volviendo a inundar de sangre? Ciertamente, por ahí no es la cosa. Si de lo que se trata es de poner de relieve la ineptitud de Iván Duque, hay muchos datos que se pueden citar para poner el dedo en la llaga de su mediocridad.

De otro lado, me sorprendió la premura con la que las autoridades del municipio y el departamento salieron a lavarse las manos, como si quisieran limpiar su conciencia. Independientemente de que se tratara o no de una líder comunitaria y más allá de que hubiera sido amenazada, el hecho es que una mujer indefensa, humilde y desplazada fue asesinada a sangre fría delante de sus hijos. Y ya que la alcaldía y la gobernación son incapaces de garantizar la seguridad de los ciudadanos en esa zona del país, podrían al menos disimular su indolencia.

Tampoco fue una decisión muy acertada que Juliana Pungiluppi, la directora del ICBF, publicara en Twitter unas fotos con los hijos de María del Pilar para mostrarle al país que ella sí estaba atendiendo la situación.

En fin, en este episodio muchos pelaron el cobre, pues el afán de buscar una notoriedad efímera los llevó a actuar precipitadamente, sin pensar en las consecuencias de sus actos e ignorando el dolor de todas las personas afectadas con esa barbarie, empezando por la familia de la víctima. ¡Qué vergüenza!

* * *

Colofón. Se cumplieron este fin de semana 33 años del gol que Maradona les hizo con la mano a los ingleses en el Mundial de México. Una anotación a todas luces ilegal, pero que muchos argentinos aceptan, e incluso celebran, con algo de picardía. Como lo decía socarronamente una periodista, en un canal deportivo de Buenos Aires, hace un par de días: “Fue el gol menos ilícito de los ilícitos”. Como si la ética fuera una cuestión relativa; la justificación del todo vale.

@Vladdo

Sal de la rutina

Más de Vladdo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.