Secciones
Síguenos en:
¿Silicon Valley a la colombiana?

¿Silicon Valley a la colombiana?

Para lograr ese objetivo hay que pasar de la realidad virtual al mundo real.

Por: Vladdo
20 de abril 2021 , 09:25 p. m.

El viernes pasado murió en California, a los 81 años, Charles Geschke. Aunque su nombre no le suene a casi nadie y la noticia haya pasado casi inadvertida, este matemático y doctor en ciencias de la computación dejó una marca indeleble tanto en el mundo de la tecnología como en nuestra vida diaria.

Resulta que en 1982, junto a John Warnock, Geschke fundó Adobe, la empresa de software creadora de Photoshop, InDesign e Illustrator, programas muy comunes en la industria editorial; a los que toca sumar los archivos en PDF (formato de documento portable, por sus siglas en inglés).

La historia del PDF comenzó en la década de 1990, cuando Adobe se embarcó en la creación de un modelo de documentos que se pudiera intercambiar en cualquier plataforma, independientemente del computador, el software o el sistema operativo en que fuera elaborado. La idea era que, por ejemplo, quienes trabajaran en Windows tuvieran la posibilidad de compartir documentos producidos en Macintosh, y viceversa, en un proceso que les permitiera a unos y otros no solo visualizar en forma idéntica los archivos en sus pantallas, sino imprimirlos en cualquier máquina. Es decir, que se pudiera saltar de un entorno a otro, con la misma facilidad y gracia que lo hacen los acróbatas en un circo. De ahí surgió el nombre ‘Acrobat’, marca bajo la cual se agruparon todas las herramientas para crear, procesar y leer los PDF.

Al repasar la historia es fácil darse cuenta de que para clonar ese modelo en Colombia no basta con hacer anuncios grandilocuentes ni tuitear buenas intenciones.

Esta tecnología fue lanzada en 1993 y revolucionó el mundo editorial y de las artes gráficas, antes de convertirse en una herramienta de uso cotidiano, que hoy es utilizada en computadores, tabletas y celulares para producir y compartir archivos en PDF.

La de Adobe es apenas una de las muchas historias de empresas que se crearon en el famoso Silicon Valley, zona ubicada en el área de San Francisco, cuya historia se remonta a los años 30 y 40 del siglo pasado, cuando Frederick Terman, un profesor de la Universidad de Stanford, quien, a la vez que diversificaba el enfoque de la facultad de Ingeniería, quiso ofrecerles oportunidades de trabajo a sus estudiantes, invitándolos a desarrollar emprendimientos en los propios terrenos de la universidad, alquilados a precios muy favorables.

Para consolidar su proyecto, Terman buscó en Washington subsidios federales para la investigación académica y creó el entonces denominado ‘Parque Industrial de Stanford’, donde se establecieron importantes firmas, entre las cuales sobresalían las fabricantes de semiconductores, que le dieron el nombre de Valle del Silicio (Silicon Valley), término acuñado hace 50 años por el periodista Don Hoefler. Gracias también a las facilidades e incentivos que ofrece el estado de California para la creación de empresas, en esta zona surgieron o se instalaron importantes compañías, líderes en software, innovación y tecnología, como Hewlett-Packard, Apple, Facebook, Google, Cisco Systems, Intel, Oracle, Tesla, entre otras, que generan miles de empleos y producen billones de dólares.

Al repasar esta historia es fácil darse cuenta de que para replicar en Colombia ese modelo no basta con hacer anuncios grandilocuentes ni tuitear buenas intenciones. Si Iván Duque quiere clonar aquí un Silicon Valley tiene que pasar de la realidad virtual al mundo real, pues ese objetivo no se logra firmando un decreto, ni gravando los servicios de internet, ni desincentivando industrias creativas como el cine ni abriendo en el país sucursales de empresas multinacionales. Hay que cambiar el chip.

* * *

Colofón. Aunque desde 1992 alias Memo Fantasma ha sido objeto de “rigurosas investigaciones” por supuestos delitos de narcotráfico y paramilitarismo, hoy, para la Fiscalía, la prioridad es perseguir –o silenciar a como dé lugar– al periodista Jeremy McDermott, por atreverse a investigar las movidas de ese oscuro personaje.

Vladdo
puntoyaparte@vladdo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.