Obediencia debida

Obediencia debida

Tras bambalinas, Duque deja la verdadera gestión del gobierno en manos de su presidente eterno.

09 de octubre 2018 , 11:38 p.m.

Los que creían que Iván Duque iba a tomar distancia de su mentor pueden seguir ahí sentados, muy tranquilos, llenando páginas de sudoku o repasando memes y cadenas de WhatsApp en sus celulares, pues él sigue siendo tan sumiso como siempre.

Encartado como está con los grandes chicharrones del país, Duque ha decidido echar mano de temas que dan tribuna y alborozan al respetable, como la guerra a la corrupción, la cruzada contra la dosis mínima y la cadena perpetua para asesinos y violadores de menores; mientras en el fondo sigue los dictados del expresidente de marras.

En estos dos primeros meses de mandato hemos visto un presidente desubicado en temas de gobierno y retrógrado en lo social, pero complaciente con el uribismo, tanto en asuntos programáticos como burocráticos. Y los ejemplos abundan.

La rimbombante reforma tributaria estructural terminó desinflada, convertida en una lánguida ley de financiamiento, que es más fácil de aprobar, pero cuyo verdadero alcance aún no conocemos, a pesar de todos los globos lanzados por distintos funcionarios del Gobierno. Algo parecido ocurre con el famoso paquete de leyes anticorrupción. Tampoco se ha avanzado mucho en la cacareada reforma pensional, pues la ministra del Trabajo no sabe ni dónde está parada; y de los temas de seguridad, mejor ni hablar. Curiosamente, en estos cuatro frentes, los principales responsables son alfiles uribistas en cuyas carteras, al parecer, lo único que funciona es el espejo retrovisor.

Por otra parte, y al mejor estilo de su patrón, Duque está reviviendo esa vieja práctica del régimen de la seguridad democrática en el cual, si un candidato a ocupar una vacante no cumplía los requisitos para determinado cargo, la solución no era cambiar de candidato, sino cambiar esos requisitos, para que el designado por el omnipotente dedo presidencial pudiera satisfacer su apetito burocrático.

En su afán de congraciarse con las huestes centrodemocráticas, el audaz presidente sigue anteponiendo la burocracia a la tecnocracia. Lo hizo, como ya lo vimos, con la asignación de varias embajadas y lo está haciendo con la cuestionada Claudia Ortiz –curiosamente, otra uribista purasangre–, a quien Duque impuso como gerente de la Agencia de Desarrollo Rural, así no reúna las cualidades necesarias para esa posición. (Y lo peor, con la anuencia del ministro de Agricultura, a quien uno suponía más sensato). No quiero imaginar qué estarán pensando los muchachos que hoy se queman las pestañas y empeñan hasta la camisa para estudiar una maestría o hacer un doctorado, al ver que el jefe del Gobierno valida la falta de formación de una funcionaria con una simple declaración ante un notario…

Por otra parte, aunque no se sabe si Duque le otorgó a Ernesto Macías la Cruz de Boyacá como recompensa por el incendiario discurso que pronunció el 7 de agosto, o por sabotear la moción de censura contra su ministro de Hacienda, esa no es la actitud de un mandatario ‘distanciado’ de su partido ni de sus congresistas, como muchos decían. Como tampoco lo han sido los curiosos nombramientos en puestos clave del Gobierno, como el Invima o la Superintendencia de Salud, entidades dirigidas hoy por personajes, ¡vaya coincidencia!, de acendrado calado uribista.

En resumen, songo sorongo, el Presidente de una nueva generación trata de maquillar su falta de experiencia con una serie de medidas que no resuelven nada, pero que arrancan aplausos en la galería. Y, a la vez que arma un gabinete paritario y de supuestos tecnócratas, tras bambalinas deja la verdadera gestión del Gobierno en manos de su presidente eterno; así eso signifique un profundo retroceso en la agenda social del país. “Aquí se hace todo lo que yo obedezco”.

VLADDO@OpinionVladdo

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.