Notas de un ‘cuarentenauta’

Notas de un ‘cuarentenauta’

Mi mejor aporte en este momento es quedarme guardado, para cuidarme y cuidar a mis seres queridos.

Por: Vladdo
31 de marzo 2020 , 08:29 p.m.

Después de dos semanas encerrado en mi apartamento, debo decir que esto no ha representado para mí ningún sacrificio. Casi que ni siquiera una novedad, ya que por razones de mi trabajo como independiente soy prácticamente un ‘cuarentenauta’ profesional, con todo lo bueno y lo malo que eso implica.

Entre las ventajas de trabajar desde la casa está el hecho de que no tengo que conducir ni usar mucho el transporte público, gracias a lo cual ahorro mucho tiempo. Por lo general, cuando debo moverme en un área de unas 20 cuadras a la redonda de donde vivo, lo hago caminando, sin problema alguno. Tengo bicicleta, pero la uso menos de lo que debería; disfruto más las caminatas. Nunca utilicé las patinetas públicas porque me daba ‘vaina’ coger los manubrios que manipulaba todo el mundo. Y ahora, con el coronavirus al acecho, ni modo.

Otra cosa buena de despachar desde el sitio de residencia es que uno administra mejor su tiempo. En este aspecto toca ser muy aplicado, si no quiere incurrir en excesos, al trabajar en piyama o hasta altas horas de la noche. Yo, por deformación profesional, me levanto todos los días –incluso los fines de semana y feriados– alrededor de las 6 a. m. Lo primero que hago es tender la cama, luego enciendo la radio y enseguida me ducho y me arreglo. A continuación, recojo los periódicos (sí; soy de la generación que prefiere las publicaciones en papel) y los empiezo a leer mientras desayuno, tarea que termino después en la sala, antes de iniciar mis ocupaciones diarias. De hecho, la lectura de diarios y revistas, en versiones impresas o digitales, es mi primera actividad laboral, pues estar informado hace parte integral de mi oficio.

Allá afuera muchos tienen que trabajar para que el país no se detenga por completo en medio de esta crisis.

Ahora bien, aunque tener la oficina en la casa y administrar uno su propia agenda es una delicia, también es muy importante respetar los espacios y ajustarse a unos horarios. Por eso no es buena idea trastear el portátil para el cuarto y trabajar en la cama; ni llevarse los alimentos para el estudio y comer frente al computador. Cada actividad en su lugar y cada cosa en su momento. Y esta misma disciplina toca ponerla en práctica con la familia, la pareja o los amigos; a todos hay que hacerles entender que el hecho de que uno esté en la casa no significa que está en plan social todo el tiempo.

En resumen, en estos días de pandemia, mi rutina no ha variado significativamente. Sin embargo, durante la cuarentena me ha tocado ser más juicioso, ya que al no contar con una persona que me ayude a organizar la casa, al igual que muchos, he tenido que sacar tiempo para cocinar, arreglar ropa, lavar loza, aspirar y demás. En este punto ha sido fundamental el orden; en particular con la ropa y la loza, que tienen una capacidad infinita para acumularse y multiplicarse más rápido que cualquier virus. Si uno no lava de inmediato cada plato que utilice, en un abrir y cerrar de ojos está inundado de trastos sucios. Y lo mismo puede pasar con la ropa. Y si son varios en la casa, ni hablar…

Sé que pertenezco a la minoría de los privilegiados que no necesitan salir de su domicilio para ganarse la vida y, en consecuencia, nuestro mejor aporte en este momento es quedarnos guardados, para cuidarnos y cuidar a nuestros seres queridos; pero también para proteger a aquellos que allá afuera tienen que trabajar para que el país no se detenga por completo en medio de esta crisis. A todos ellos, ¡gracias!

Por último, otra forma de ayudar desde la casa es tomando precauciones con las redes sociales, pues con tanto tiempo disponible es muy fácil caer en las garras de la desinformación, el alarmismo y los mensajes grotescos e insensibles, que se diseminan sin control. En nuestras manos está no caer en esos juegos macabros e irresponsables.

Vladdo
puntoyaparte@vladdo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.