Mal en historia, peor en institucionalidad

Mal en historia, peor en institucionalidad

Duque vive más pendiente de los asuntos del vecino que de nuestros propios problemas.

Por: Vladdo
30 de abril 2019 , 07:00 p.m.

“Hacemos llamado a militares y al pueblo de #Venezuela para que se ubiquen del lado correcto de la historia, rechazando dictadura y usurpación de Maduro; uniéndose en búsqueda de libertad, democracia y reconstrucción institucional, en cabeza de @AsambleaVE y el Presidente @jguaido.” Con estas palabras, Iván Duque madrugó ayer a exacerbar los ánimos de los venezolanos, que nuevamente se despertaron en medio de la incertidumbre causada por la repentina liberación de Leopoldo López y la hipotética salida de Maduro del poder.

Aunque es difícil establecer cuán influyente pueda ser el Twitter de Duque en Venezuela –donde día a día sus habitantes, independientemente de quién sea el presidente, tienen que salir a rebuscarse en medio de la escasez y la crisis política–, esos 280 caracteres son toda una cátedra de contradicción, hipocresía y, sobre todo, de insensatez.

En primer lugar, ese trino es una prueba más de que Duque insiste, resiste, persiste y no desiste a la hora de ver la viga en el ojo ajeno, pues vive más pendiente de los asuntos del vecino que de nuestros propios problemas, que no son pocos, empezando por los estragos del invierno, que tienen a buena parte del país a punto de colapsar. Y esta es una emergencia que no se arregla con discursos bonitos ni a punta de retrovisor, sino tomando medidas concretas y efectivas no solo para paliar, sino para resolver efectivamente la situación de tantos colombianos afectados por derrumbes e inundaciones.

El presidente se ha encargado de demostrar en más de una oportunidad que su fuerte no es la historia; ni la de Colombia ni la del mundo.

Por otra parte, Duque debería saber que su retórica no mejora cada vez que usa como muletilla “el lado correcto de la historia”, pues él mismo se ha encargado de demostrar en más de una oportunidad que su fuerte no es la historia –ni la de Colombia ni la del mundo–. ¿Con qué cara se atreve a hablar de ese asunto un señor que solo por adular a un funcionario gringo sacó a colación el “apoyo de los padres fundadores de Estados Unidos a nuestra independencia”? Háganme el favor...

Y si en historia patria le va mal, en la universal no le va mucho mejor. No olvidemos que en febrero, en medio del improvisado y fallido show de la ayuda humanitaria en la frontera con Venezuela, vaticinó que ese fiasco era “casi equivalente a lo que fue la caída del muro de Berlín”, frase con la cual hizo gala de una total ausencia de criterio y de un profundo desconocimiento de uno de los hechos más importantes del siglo XX. Con semejante grado de ‘desubique’, es probable que el Presidente no tenga idea de cuál es el “lado correcto” de nada.

Adicionalmente, Duque convoca a la “búsqueda de libertad, democracia y reconstrucción institucional”, conceptos que al parecer son muy recomendables para Venezuela, pero no para nosotros. ¿Cómo osa hablar el Presidente de institucionalidad al mismo tiempo que trata de desconocer o desfigurar los fallos de la Corte Constitucional? ¿A qué “reconstrucción institucional” se refiere si tiene un patético Ministro de Defensa que pretende justificar el asesinato de un civil desarmado, cometido por integrantes del Ejército? Peor aún: ¿cómo permanece callado el mandatario luego de que este mismo ministro sale a llamarle la atención en público a un general que –dando un ejemplo de dignidad– tuvo las agallas de reconocer el error de sus tropas y a pedir perdón por lo ocurrido?

Por último, Duque pretende reivindicar el papel de la Asamblea Nacional de Venezuela como pilar de la democracia, mientras en Colombia sus fichas más cercanas hacen hasta lo imposible para desfigurar, dilatar o sabotear las sesiones del Congreso de la República, para evitar que tome decisiones que el Ejecutivo no comparte.

Si la institucionalidad que Duque promueve para Venezuela es como la que está impulsando en Colombia, mejor deje así…

puntoyaparte@vladdo.com

Sal de la rutina

Más de Vladdo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.