Secciones
Síguenos en:
La mala hora de los partidos

La mala hora de los partidos

Hoy, en los partidos las conveniencias son más importantes que las convicciones.

Por: Vladdo
19 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

A mí me da la impresión de que el sistema político actual de este país, en vez de fortalecer la democracia, la debilita. Aunque varias de las medidas que se han tomado y las reformas que se han hecho en tiempos recientes estaban dizque dirigidas a garantizar la participación ciudadana, los resultados dejan mucho que desear tanto en asuntos programáticos e institucionales como en materia de organización de los partidos.

(También le puede interesar: Diplomacia, con el saldo en rojo)

Para empezar, las actuales colectividades políticas carecen del prestigio y la solidez que las caracterizaban anteriormente. Para bien y para mal, en otra época, los partidos eran entidades influyentes, con unos líderes que eran consultados y tenidos en cuenta a la hora de afrontar los desafíos que pudieran afectar la supervivencia de la democracia.

De hecho, cuando el país se encontraba en medio de alguna turbulencia o sobresalto institucional, el presidente de la República solía convocar al palacio de gobierno a las más altas autoridades de la Nación y a los jefes de los partidos, junto a los líderes empresariales y a los dirigentes gremiales, para analizar la situación y tomar decisiones compartidas que permitieran conjurar la crisis, o al menos para proponer medidas conjuntas que permitieran capotear la situación de manera unificada.

Recuerdo que en esas situaciones, al término de esos largos cónclaves, cuando algún vocero del gobierno o de la clase política hablaba ante unos reporteros expectantes para dar a conocer las conclusiones del encuentro, la ciudadanía tomaba un segundo aire, pues sentía que, más allá de las diferencias partidistas o ideológicas, todos íbamos en el mismo barco.

Cabe anotar que en aquellas citas la voz de los expresidentes era fundamental. Sus apreciaciones, su capacidad de discernimiento, sus llamados a la cordura y a la tranquilidad contribuían de manera significativa a aliviar la tensión en el ambiente.
(Qué contraste con lo que ocurre hoy con los exmandatarios, que, debido a sus desavenencias personales, ni siquiera se dignan aceptar una invitación que les hacen desde la Casa de Nariño para analizar los escenarios y las posibles implicaciones de las crisis limítrofes con nuestros vecinos.)

En otra época, los jefes de los partidos eran consultados a la hora de afrontar los desafíos que pudieran afectar la supervivencia de la democracia.

Desde luego, eran otros tiempos y vivíamos en unas circunstancias muy distintas. Hoy por hoy, el país es muy diferente y ahora la política está en manos de unos partidos de garaje, armados a la carrera como empresas electoreras, sin ningún ideario, en los cuales las conveniencias son más importantes que las convicciones y donde nadie piensa en el futuro del país, sino en sus propios intereses.

Para completar, están encabezados en no pocos casos por personajes grises o mediocres, que nada tienen que ver con las figuras de antaño, que de verdad tiraban línea y cuyos conceptos eran respetados por sus militantes. En síntesis, había ideología, se preservaban unos principios y se respetaban las jerarquías.

Ya nada de eso existe, y mientras en unos partidos sus jefes son unos monigotes a los que nadie acata ni respeta, en otros son unas deidades a las que ningún fanático se atreve a contradecir. Estos últimos, en vez de funcionar como organizaciones políticas, y más allá de sus inclinaciones extremistas –hacia la izquierda o a la derecha–, operan como sectas religiosas, con unos jefes que se creen los salvadores de la humanidad, a los que no les interesa tener seguidores sino feligreses. Y lo increíble es que no les va nada mal.

Por eso llegamos a una campaña electoral con más de una docena de aspirantes a la presidencia, donde casi todos, en vez de enarbolar una bandera partidista, prefieren hablar de coaliciones, alianzas y convergencias. Y no los culpo: con la mala reputación y la poca influencia de los partidos, a mí también me daría pena matricularme con alguno de estos.

VLADDO
puntoyaparte@vladdo.com

(Lea todas las columnas de Vladdo en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.