La dama del yerro

La dama del yerro

La Thatcher colombiana se ha dedicado con notable éxito a poner nerviosa a su gente de confianza.

Por: Vladdo
14 de mayo 2019 , 07:00 p.m.

Hace cinco años, en su columna de El Nuevo Siglo, Rodrigo Pombo hizo un paralelo entre Margaret Thatcher y Marta Lucía Ramírez. Si no fuera por la solemnidad que lo caracteriza, pese a su relativa juventud, uno podría haber pensado que se trataba de un sarcasmo, pero no: hablaba en serio, completamente convencido al alabar a su heroína, que acababa de participar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Según Pombo, gracias a Marta Lucía, la ‘C’ conservadora “ondulaba radiante en un meritorio tercer puesto con dos millones de votos”. A juzgar por la nota, lo que ella había logrado era una proeza legendaria, solo comparable con el ascenso al poder de la ‘Dama de hierro’, quien a los 53 años se convirtió en primera ministra, en mayo de 1979.

“Lo de las elecciones es copia calcada y a la criolla… La causante de tanto revuelo es una cundinamarquesa, de clase media, de talla grande y de metas ambiciosas”, decía, embargado de emoción y dándole las gracias “por haber salvado las toldas azules de la ignominia histórica”.

La vicepresidenta parece decidida a romper los récords que con tanto trabajo han impuesto Paloma Valencia y María Fernanda Cabal

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde la publicación de aquel panegírico. El año pasado, Marta Lucía perdió la consulta uribista y la ‘C’ de la que hablaba Pombo sigue siendo la ‘C’ de la codicia burocrática en el gobierno de Duque, tal y como lo fue en los gobiernos de Santos, de Uribe, de Pastrana... Ni más faltaba: las tradiciones se respetan.

Por su parte, a sus 64 años, desde la Vicepresidencia, la Thatcher colombiana se ha dedicado con notable éxito a poner nerviosos a sus asesores y a su gente más cercana. No debe ser sencillo para ellos levantarse todos los días a ver qué sorpresa les tiene preparada en sus declaraciones espontáneas, en alguna entrevista o en su hiperactiva cuenta de Twitter, con la cual ha demostrado que, en efecto, cuando no habla le salen letreros. En este caso, letreritos de 280 caracteres.

La semana pasada fue calamitosa en materia de comunicaciones para la VP, que parece decidida a romper los récords que con tanto trabajo han impuesto Paloma Valencia y María Fernanda Cabal en materia de imprudencia.

Para empezar, el lunes, en una conferencia en Washington, trató de justificar la aspersión con glifosato e hizo una absurda analogía al decir: “Si usted se toma 500 vasos de agua al día, se enferma”. Por supuesto, el diluvio de críticas fue imparable.
(Días atrás, a raíz de la polémica que causó el asesinato de Dimar Torres, cometido por un cabo del Ejército, Marta Lucía, contra toda evidencia, había salido a respaldar la tesis del ministro de Defensa, Guillermo Botero, según la cual el excombatiente de las Farc había muerto accidentalmente en un forcejeo con el militar.)

Luego, el miércoles, antes de que la tormenta del glifosato se disipara, levantó una nueva polvareda por ponerse a defender al embajador en la OEA, Alejandro Ordóñez, quien había dicho que la migración venezolana hacía parte de una estrategia de Maduro para irradiar el socialismo del siglo XXI. Según ella, las declaraciones del exprocurador fueron sacadas de contexto.

No contenta con eso, cerró la semana lavándose las manos tras la decisión de Estados Unidos de cancelarles la visa a tres magistrados de las altas cortes. “Respetamos las decisiones de cada país siempre que se tomen con criterios objetivos y transparentes”, le dijo a Caracol Radio; como si no supiera que no hay nada más turbio que la diplomacia de los gringos.

A pesar de lo traída de los cabellos que podía parecer la columna de Pombo, lo que de verdad preocupa es que Marta Lucía se haya comido el cuento; pues, a juzgar por lo que hemos visto y oído en estos nueve meses, en vez de dama de hierro, Marta Lucía está haciendo todos los méritos para graduarse con honores como la dama del yerro.

puntoyaparte@vladdo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.