Floyd y el esnobismo humanitario

Floyd y el esnobismo humanitario

Colombia es uno de los países más peligrosos para la defensa de los derechos humanos.

Por: Vladdo
09 de junio 2020 , 07:32 p.m.

Colombia no ha estado al margen de las manifestaciones de repudio que se han dado en todo el mundo por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la policía de Mineápolis, en Estados Unidos. El video de Derek Chauvin aprisionando la nuca de ese hombre indefenso es aborrecible, y el impacto que tales imágenes causan es más que justificado. Sin embargo, en la ola de indignación que se ha desatado en nuestro país hay también un tufillo de esnobismo humanitario, pues en nuestras propias narices se producen día tras día actos de discriminación, violencia y racismo, cometidos por delincuentes y por agentes del Estado en contra de líderes y activistas sociales, sin que nos atrevamos a levantar una ceja para rechazarlos.

No en vano, el nuestro es uno de los países más peligrosos del mundo para la defensa de los derechos humanos, tal y como lo señalaba el pasado mes de febrero Michel Forst, quien era el Relator de Naciones Unidas para estos asuntos. De hecho, según cifras de la ONU y la Defensoría del Pueblo, desde 2017 hasta ahora han sido asesinados casi 400 líderes sociales, y el desangre no se ha detenido ni siquiera en tiempos de cuarentena. Y aunque las cifras son escalofriantes, estas, por sí solas, son apenas un frío reflejo de la tragedia humana que hay en cada caso. Por eso, varios columnistas hemos querido recuperar, con nombre propio, las vidas de algunos de esos líderes asesinados, y contar algo de su historia.

Wilson Charley Tenorio era el secretario de la Personería de Magüí Payán, Nariño. Wilson lideró procesos sociales y de bienestar en temas relacionados con la presencia de grupos armados ilegales y cultivos de uso ilícito. Dirigió el programa ‘La voz del pueblo sí cumple’, una plataforma de la Personería en la cual se emitían noticias de interés comunitario. El 15 de agosto del año pasado su cuerpo fue encontrado sin vida en un establecimiento público y, como en muchos otros casos, no había información de amenazas en su contra, lo cual en este país no es garantía de nada.

Aunque las cifras de líderes sociales asesinados son escalofriantes, estas, por sí solas, son apenas un frío reflejo de la tragedia humana que hay
en cada caso.

Constantino Ramírez era líder indígena y defensor del medio ambiente, muy reconocido por el pueblo embera. Hacía parte de la junta directiva de la Corporación Autónoma del Quindío y fue fundador de la Organización Regional Indígena del Quindío, donde ejerció como consejero mayor en varias oportunidades. Fue asesinado cuando se movilizaba en una moto en la vía que conduce de Calarcá al resguardo indígena Dachi Agore, en ese departamento. Las amenazas contra su vida, denunciadas por él mismo, nunca fueron escuchadas.

El 26 de enero de 2017, en el sur de Valledupar, un disparo en la frente acabó con la vida de Yoryanis Isabel Bernal, de 43 años. Ella era lideresa de la comunidad indígena wiwa, perteneciente a la Organización Golkushe –que representaba a las mujeres de esta comunidad en temas de derechos humanos–, trabajaba con los indígenas en Santa Marta y los apoyaba en una delegación wiwa en Riohacha. Los wiwas son uno de los cuatro pueblos indígenas que viven en la Sierra Nevada, y la comunidad se ha visto envuelta en varios problemas de orden público cuando –en su intento de restablecer el equilibrio en su entorno– se han opuesto a los megaproyectos que se quieren hacer en la región. Aunque el año pasado un hombre fue condenado como autor del asesinato, ocurrido en medio de un supuesto intento de atraco, las causas de su muerte aún no están claras y varios líderes sociales presumen que no fue un simple caso de delincuencia común.

Si nos indignáramos por el aniquilamiento de nuestros líderes sociales con la misma intensidad con que lo hemos hecho por el caso Floyd, daríamos un gran paso para sacudirnos de la indiferencia y quizás podríamos sacar al Estado de su indolencia.

Vladdo
puntoyaparte@vladdo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.