Eso que llaman polarizar

Eso que llaman polarizar

Lo que vivimos en la actualidad es la continuación de una pugnacidad ancestral.

Por: Vladdo
08 de enero 2019 , 07:31 p.m.

No entiendo cuál es el propósito de esa campaña que está tan de moda en este comienzo de año, con la cual dizque se busca mermarle a la polarización. Es verdad que Colombia está con los ánimos muy alterados y que muchos usan las redes sociales como vertederos de insultos, vulgaridades, calumnias y falsas noticias. Eso no se discute. También es cierto que el ambiente político está muy agitado y que cada día, los más radicales de lado y lado del espectro ideológico agudizan sus críticas contra sus adversarios.

Sin embargo, me parece que no estamos ante una situación nueva. De hecho, en los dos siglos de nuestra vida como nación independiente y soberana, el antagonismo entre liberales y conservadores desencadenó numerosas guerras y lamentables enfrentamientos que no solo dejaron un sangriento balance, sino que derivaron en persecuciones, excomuniones, despojos, desplazamientos y exilio de colombianos ilustres y ciudadanos de a pie. Y si hablamos en concreto de la época de ‘la Violencia’ el saldo es todavía más trágico y vergonzoso.

De modo que no es exagerado deducir que lo que vivimos en la actualidad es la continuación de esa pugnacidad ancestral, que cuenta ahora con nuevos actores y, desde luego, con mayor alcance, gracias a esas cajas de resonancia llamadas Twitter, Facebook y WhatsApp, que hoy por hoy le dan a cualquiera las mismas posibilidades que anteriormente estaban reservadas a los dirigentes políticos en sus tribunas y a los curas en sus púlpitos. Y, gústenos o no, es una tendencia irreversible. Por lo tanto, las protestas callejeras o digitales –por muy ácidas, incómodas, hirientes o antipáticas que puedan resultar– no deben catalogarse como un boicot contra la figura del Presidente de la República.

Las protestas en medios digitales, por muy ácidas, hirientes o antipáticas que puedan resultar, no deben catalogarse como un boicot contra la figura del presidente de la República.

Tampoco podemos hablar de una acción coordinada de los malquerientes del Gobierno para socavar las instituciones y sembrar el caos. Nada de eso. Incluso los líderes de la oposición –de la Alianza Verde, el Polo Democrático, la Farc, etcétera– también son atacados sin clemencia en las redes sociales. Y los que no estamos en un bando ni en el otro –como los del recién creado ‘Team de los tibios’, en el cual me incluyo–, tampoco nos salvamos del acoso virtual.

Pero no nos engañemos: no se trata de un fenómeno exclusivo de Colombia, pues de hecho muchos países llevan ya un buen tiempo inmersos en una radicalización de las posturas políticas que no ha hecho más que profundizarse a lo ancho del planeta y a lo largo de los años y que llegó a su punto máximo en 2016 con la inesperada aprobación del brexit en las urnas del Reino Unido y la sorpresiva elección de Donald Trump en Estados Unidos; hechos catapultados, en efecto, por las redes sociales y que han causado una gran división en ambos lados del Atlántico.

No obstante, esos dos acontecimientos fueron apenas el inicio de un devastador incendio de los ánimos, cuyo alcance parece ilimitado. Desde entonces muchos otros países también han sido escenario de inéditos y agrios enfrentamientos políticos y sociales. Y Colombia no iba a ser la excepción, tal y como quedó demostrado en la campaña del plebiscito por la paz, en la cual la oposición uribista acudió a todo tipo de tretas para que ganara el No. Y lo lograron, a punta de estratagemas para que la gente saliera a votar emberracada. Y lo mismo hicieron durante la campaña presidencial del Centro Democrático. Y lo mismo dijeron luego del incendiario discurso de Ernesto Macías en la posesión de Duque. En todos los casos, salieron a decir que ellos únicamente estaban diciendo la verdad; que eso no era polarizar.

Por eso ahora, cuando al Presidente le toque oír algunas verdades acerca de su gestión, que a nadie se le ocurra pensar que eso es polarizar...

@OpinionVladdo

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.