Secciones
Síguenos en:
El galanismo, de la nostalgia a la realidad

El galanismo, de la nostalgia a la realidad

Los galanistas podrán asisitir con todos los fierros a la cita electoral del próximo año.

Por: Vladdo
17 de agosto 2021 , 08:30 p. m.

Al cumplirse otro aniversario del asesinato de Luis Carlos Galán, ocurrido en 1989, reconforta un poco saber que gracias a un fallo de la Corte Constitucional, el Nuevo Liberalismo, el movimiento fundado por ese carismático líder en 1979, recuperó la personaría jurídica, lo cual le va a permitir a esta colectividad asistir con todos los fierros a la cita electoral del próximo año.

Sin embargo, aunque nadie puede negar que esta es una grata noticia, los galanistas también tienen que darse cuenta de que ese veredicto conlleva una responsabilidad inmensa, pues ya no solo deben enarbolar sus banderas para agitar la nostalgia, sino para rescatar en esta campaña esos valores, esas convicciones y esos principios que 32 años después de aquel magnicidio siguen embolatados en la escena política colombiana, impregnada hoy de prácticas que poco o nada tienen que ver con las ideas y propuestas del líder sacrificado.

De hecho, uno de los postulados de Galán era la modernización de nuestra democracia, no solo para airear las vetustas casas políticas tradicionales, sino para ampliar la participación, impulsar nuevos liderazgos y, sobre todo, eliminar la corrupción. No obstante, con el correr de los años, nada de esto ha ocurrido y en su lugar hemos visto cómo unas supuestas reformas solo han servido para la creación indiscriminada de partiditos de garaje y la proliferación de empresas electoreras de ocasión, montadas en muchos casos alrededor de clanes familiares convertidos en fortines burocráticos, con el único fin de enriquecerse a expensas del erario.

Yo no dudo de las capacidades y buenas intenciones de los hermanos Galán Pachón, quienes llevan décadas defendiendo con ahínco el legado de su padre. Sin embargo, una cosa era luchar por esas ideas siendo inquilinos de otras toldas –como el Partido Liberal o Cambio Radical–, y otra muy distinta será hacerlo ahora desde su propia casa, luego de recibir las llaves que les entregó la Corte Constitucional, en una decisión que, de paso, los convirtió de la noche a la mañana en los solteros más cotizados de la cuadra.

El Nuevo Liberalismo tiene una cita con la historia, y sus dirigentes están llamados a demostrar de qué están hechos.

Entre otras cosas, a partir de ahora Juan Manuel y Carlos Fernando serán quienes pongan las condiciones de su propio partido y ya no tendrán que seguir las instrucciones de un César Gaviria ni de un Germán Vargas. En adelante, no van a tener que figurar en las listas en compañías poco recomendables, porque serán ellos quienes confeccionen o aprueben dichas listas. Y en vez de solicitar avales, los podrán otorgar.
Por supuesto, todos estos privilegios van acompañados de obligaciones no solo legales, sino éticas, y es aquí donde estos delfines van a tener que ser más cuidadosos, si no quieren que su domicilio termine invadido de lagartos, camaleones, sapos, vampiros, culebras, micos, elefantes, parásitos, ratas y hasta dinosaurios.

Ad portas de 2022, y sin obstáculos legales a la vista, el Nuevo Liberalismo tiene una cita con la historia, y sus dirigentes están llamados a demostrar de qué están hechos. Las expectativas no son pocas. El país observa...

Colofón. Luego de veinte meses sin utilizar transporte aéreo, este puente me escapé a Cartagena, con no poca curiosidad y algo de aprensión. La experiencia resultó más ágil, tranquila y grata de lo que esperaba. Los vuelos en Avianca fueron puntuales y no hubo contratiempos. La entrada y la salida fueron muy eficientes y organizadas tanto en el aeropuerto El Dorado como en el Rafael Núñez; se ve que ya le cogieron el tiro al asunto. La actividad en la Heroica parece que va recuperando su ritmo prepandemia, pero la Alcaldía está en mora de hacer algo para evitar que los vehículos con su tráfico, sus exhostos y sus pitos sigan armando caos, incluso para quienes van a pie.

VLADDO
puntoyaparte@vladdo.com

(Lea todas las columnas de Vladdo en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.