Aislamiento selectivo

Aislamiento selectivo

Pocos como Duque entendieron desde el primer momento la importancia del teletrabajo.

Por: Vladdo
29 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

Una de las mejores formas de evitar contagiarse con el virus que tiene asolado al mundo es el aislamiento, así a muchos les parezca una disposición chocante, innecesaria o arbitraria. Sin embargo, está más que comprobado que mientras más intensa y frecuente sea la interacción social, más altas son las posibilidades de terminar infectado con ese bicho, que ya se ha cobrado la vida de un millón de personas en el planeta y está lejos de ser controlado.

Tal y como lo han dicho los que saben del asunto, pese a la magnitud de la enfermedad, a sus secuelas y a los grandes esfuerzos que se están haciendo en todo el mundo para tratar de contrarrestarla, el coronavirus es un virus todavía muy nuevo, sobre el cual es relativamente poco lo que se conoce, lo cual ha dificultado su diagnóstico y el tratamiento de los enfermos, ya que cada paciente termina afectado de manera diferente.

Esto mismo ha hecho que para las autoridades sanitarias y para los gobernantes en general resulte tan difícil tomar decisiones coherentes y sostenidas en el tiempo; puesto que lo que hoy se da por cierto puede ser revisado mañana y las medidas que se aplicaban en un momento dado pueden dejar de ser recomendables en un abrir y cerrar de ojos. Cada país es único; cada sociedad es diferente; cada persona es un universo. Es decir, no hay un manual ni se puede manejar un mismo protocolo de manera generalizada. En todo caso, en lo único que se sigue insistiendo es en la importancia de lavarse las manos correcta y frecuentemente y en la necesidad de aislarse de inmediato ante la presencia de cualquier síntoma, por muy leve que sea.

Aunque no se conoce ningún comunicado oficial que lo confirme o lo desmienta, todo parece indicar que entre los síntomas que aquejan al doctor Duque están la pérdida del olfato y del gusto.

Debe ser por eso que el doctor Iván Duque ha ordenado mantener el aislamiento selectivo, al menos durante un mes más –hasta finales de octubre–, con el fin de evitar complicaciones entre la población. De hecho, como el señor Presidente tiene tan clara la importancia de liderar por medio del ejemplo, no desperdicia ninguna oportunidad de lavarse muy bien las manos y ha sido riguroso e implacable con el encierro.

Aunque ‘la Casa del Niño’ no ha divulgado ningún comunicado oficial que lo confirme o lo desmienta, todo parece indicar que entre los síntomas que aquejan al doctor Duque están la pérdida del olfato y del gusto, lo cual explica sus reacciones no solo en su enfrentamiento con la Corte Suprema de Justicia, tras la orden de detención contra su presidente eterno, sino en asuntos tan delicados como la incomprendida visita a Samaniego, Nariño, tras la masacre de ocho jóvenes; o la malinterpretada decisión de disfrazarse de policía, justo en medio de la indignación ciudadana, tras los excesos cometidos por algunos uniformados.

De hecho, como el primer mandatario es tan aplicado y estudioso, desde mucho antes de la aparición de la peste, y previendo su llegada, él resolvió alejarse de todos y de todo, e instalarse en la nebulosa para cuidarse, en una decisión digna de aplauso, porque si al Presidente le va bien, al país le va bien. Esa inteligente movida produjo dos grandes beneficios. Por una parte, el país ha seguido funcionando divinamente, sin necesidad de que él tenga que estar arriando a sus ministros, lo cual subraya la importancia de saber delegar. Y por la otra, en vez de caer en la tentación de sobreproteger a sus gobernados, les ha dado la oportunidad de reinventarse, poniendo a prueba su resiliencia.

Quienes insinúan que el doctor Duque lleva dos años desconectado de la realidad ignoran que él va dos pasos adelante y se estaba preparando para hacerle frente a la peor crisis sanitaria del siglo a nivel mundial. De hecho, pocos como él entendieron desde el primer momento la importancia del teletrabajo, y de ahí su decisión de transformarse en un telepresidente, duélale a quien le duela.

Vladdo
puntoyaparte@vladdo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.