Un propósito llamado Boyacá

Un propósito llamado Boyacá

El departamento depende hoy casi totalmente de la actividad privada. 

27 de mayo 2019 , 07:00 p.m.

En estricto sentido, es viable suponer que el título de esta columna sugiere un tema ya en otra ocasión expuesto aquí mismo y con idéntica motivación. ¿Por qué? Pues porque ocuparse de Boyacá siempre responde a un imperativo categórico para ver si, de tanto insistir, algún día superamos esa inexplicable paradoja según la cual mientras en pocos meses comenzaremos a celebrar ¡200 años! de glorias, epopeyas y laureles que desde 1819 nos han colmado de orgullo patrio, al mismo tiempo el departamento sigue ahí, a paso lento, sin mayor impulso, como a la vera del camino en la división administrativa del país.

En nuestra larga historia boyacense, que desde las bancas escolares se nos induce a imaginar así, con mayúscula, todos nosotros sacamos pecho, como se dice coloquialmente, cuandoquiera que se trate de citar, por ejemplo, grandes héroes relacionados (Bolívar, Santander), batallas libertadoras (puente de Boyacá, pantano de Vargas), bellos paisajes (lago de Tota, nevado del Cocuy), presidentes de la República (Santos Acosta, Olaya Herrera), meritorias y brillantes figuraciones de académicos, juristas, educadores, poetas, científicos e investigadores. Es decir, una ilustre nómina de la inteligencia y la formación en muy diversos campos del conocimiento dentro de nuestra comunidad regional, por eso reconocida y hasta cierto punto ufana.

Pero también, y sea de ello lo que fuere, lo cierto es que hasta el día de hoy nadie ha podido entender por qué dentro de la estructura integral de la nación, el departamento de Boyacá no ha contado como un puntal de avanzada. A menudo se lo olvida en la toma de grandes decisiones colectivas, se lo ignora en la distribución equitativa de la riqueza, se lo desoye en la propuesta de ambiciosos programas de desarrollo, se le falta a promesas impulsoras de su gestión, aun se le escatiman posibilidades elementales en variados frentes para un mejor vivir. Y, por si algo faltara, se le recuerda de continuo que su natural taciturno y callado, a fuer de discreto y prudente, debe tomarse, por su culpa y de nadie más, como signo de sometimiento, pesimismo y conformidad.

Lo cierto es que hasta el día de hoy nadie ha podido entender por qué dentro de la estructura integral de la nación, el departamento de Boyacá no ha contado como un puntal de avanzada.

Sin embargo, en vista de lo anterior y conforme el sentir de millares de paisanos, la verdad es que sin una clase política sólida, debidamente organizada y capaz de propender por los derechos del departamento ante las altas esferas del poder centralizado en el Gobierno Nacional, Boyacá depende hoy, para sus proyecciones de desarrollo en todos los órdenes de la vida diaria, casi totalmente de la actividad privada, de la iniciativa ciudadana que trabaja sin descanso en procura del bienestar colectivo, en búsqueda de una realidad que lleve al terruño la certeza de saberse algo más, mucho más que un enorme depósito de riquezas subyacentes, una idílica conjunción de paisajes inolvidables, vastos campos laborados en paz y silencio y, cómo no, esa despensa tan exquisita y variada, por muchos años dispuesta sobre la mesa colombiana.

Así las cosas, es particularmente atendible la convocatoria que a todos los boyacenses y en general a las fuerzas vivas del país interesadas en la suerte actual y futura de la tierrita ha hecho la Corporación Propósito Boyacá, para las 6 de la tarde de este martes 28, en el hotel Parque 97 de Bogotá, a debatir, bajo la conducción de destacados profesionales, sobre ‘Innovación y desafíos para el desarrollo de Boyacá’ y recabar del Gobierno central el cumplimiento de compromisos legales, administrativos y fiscales con el departamento, formalmente adquiridos pero siempre postergados.

De modo que allá nos vemos, amigos y paisanos.

vimaruiz@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.