El valor de la verdad

El valor de la verdad

Como trabajo periodístico, ‘1989’ hacía falta para enlistarlo en la memoria histórica de la nación.

21 de abril 2019 , 01:00 a.m.

En este medio, donde muy poco se lee distinto a géneros literarios, es muy reconfortante comprobar que en pocos días, un libro escrito en claves de crónica, análisis, entrevistas y registro numérico de la extrema violencia que azotó a Colombia en un lapso determinado se convierta en novedad bibliográfica y luzca apropiado como texto de indispensable consulta sobre estos tiempos para millones de ciudadanos a quienes sí interesa la suerte de su país: hablo de 1989 (Ed. Planeta-Memoria Colombia), de la periodista y politóloga María Elvira Samper.

Claro, no pretendo formular aquí una apreciación crítica, ni menos un análisis estructural sobre esta obra (tarea reservada a sociólogos, investigadores y académicos), algo para lo cual carezco de aptitudes y conocimientos. Pero sí puedo afirmar que como trabajo periodístico, más que escrito, cincelado a golpes certeros de verdad, independencia, objetividad y ética insobornable, este libro (por algo “el periodismo es el germen de la historia”) estaba haciendo falta para enlistarlo en la memoria histórica de la nación, por desgracia en los últimos días confiada a un ciudadano cuyo perfil negacionista es todo lo contrario del que para orgullo del país mostró su inmediato antecesor.

Así, es obvio que para letrados y profanos, y de acuerdo con el prologuista, Francisco Gutiérrez Sanín, “hay algo de pura fuerza bruta en la narrativa que presenta Samper, de efecto acumulativo de los eventos que se van desplegando ante los ojos aterrados del lector, que hace que los potenciales atenuantes palidezcan y suenen como retórica vacía”. Porque, así se crea imposible, el holocausto del Palacio de Justicia en 1985 parecería una piñata comparado con las múltiples circunstancias de modo, tiempo y lugar que este libro detalla como escenarios teñidos de sangre en buena parte de un país aterrado y en un Estado omisivo o, peor aún, permisivo con las más escalofriantes formas del delito.

Con el mismo interés con que uno comienza a leer 1989 y sin pausa llega a la página 280, es cuando, atónito ante semejante hecatombe como la que aquí se recopila, tiene derecho a preguntarse cuáles fueron las razones esenciales para que nuestro país, al que tanto nos hemos jactado de pretenderle lo mejor de este mundo, cayera en el más ardiente “infierno” sociopolítico y humanitario que se conozca. Poco después, al repasar los subrayados, confirma la respuesta: fueron múltiples desvertebramientos –personas, clanes, organizaciones, mafias, elementos aislados, organismos de seguridad, sectas, partidos, instituciones oficiales, cuántas más–, muchos de cuyos vestigios aún insisten, por mala fortuna, en permanecer ‘ad eternum’ rematando (así es) lo poco que nos queda de sociedad civilizada en democracia.

Y, a manera de epílogo, al lector raso quizás le sirvan, para medir quién era quién en el monstruoso 1989, las voces de ciudadanos con alta figuración nacional en ese tiempo, y hoy. Del procurador Alfonso Gómez: “Todos los muertos (por cuenta de la extradición) fueron inútiles porque si antes se hubiera hecho lo que hizo la Constituyente, los hubiéramos evitado (...). Si los narcos hubieran pensado que en un gobierno de Galán iban a tener las ventajas que les dio Gaviria, el expresidente hubiera sido Galán. Así de dramático”. De la líder y víctima Aída Avella: “Siento más miedo cuando no hay amenazas. Como ahora”. Y del ministro César Gaviria, en inexcusable tono lastimero: “En el caso de la UP tengo un remordimiento de conciencia que no me acaba de pasar...”.

VÍCTOR MANUEL RUIZ
vimaruiz@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.