El peso de la toga

El peso de la toga

Garzón y Sanabria debían retirarse del servicio vencido su período individual de ocho años.

15 de noviembre 2020 , 09:58 p. m.

Entre los millares de ciudadanos que en cualquier época de la vida tuvimos, tienen o tendrán poco o mucho que ver con el funcionamiento de la Rama Judicial del poder público en Colombia, no creo que alcancen al uno por ciento los indiferentes ante el grado de irrespeto a que han llegado dos miembros de la extinta Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura cuyas “ejecutorias”, conforme lo predijeron en su tiempo voces autorizadas, han arrojado poca cosa fuera de patear la obra, la dignidad y el buen nombre inherentes a la inmensa mayoría: auténticos magistrados, jueces, fiscales y empleados que sí merecen el inmenso honor que representan.

A tales extremos de porfía en su conducta reprochable han descendido los cuestionados Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria, que ya han vuelto a encenderse las alarmas judiciales y los medios recogen, con mayor énfasis que lo han hecho desde hace cuatro años (‘Con toga y sin vergüenza’, los llamó en dos páginas la revista Semana), la realidad de una situación cada nuevo día más aberrante, contrapuesta a la correcta marcha institucional del Estado y constitutiva de razones adicionales para el inmerecido desprestigio que algunos quieren endilgar a todos los servidores del sector judicial de la nación, abnegados y eficaces.

Si por virtud de acto legislativo Garzón y Sanabria, como sus excompañeros de Sala, debían retirarse del servicio vencido su período individual de ocho años, carece de elemental sentido y no tiene justificación posible que continúen allí, no solo contrariando una expresa normativa que prohíbe la eternidad en los cargos, sino ejerciendo funciones con incompetencia abierta, generando menoscabo en los fallos jurisprudenciales de las cortes y otras dependencias superiores, sin que pase nada.

El peso de la toga con que ahora se atavían funcionarios de esta clase no puede traducirse en el repugnante abuso de una insignia que el mundo decente tiene como “Traje de ceremonia con que se revisten magistrados, letrados y algunos docentes”, según el diccionario.

La simple comprobación de su ocurrencia fáctica es plena prueba, a disposición de cualquier ciudadano y al alcance de la Comisión de Acusación congresal para lo de su competencia, de que el binomio Garzón-Sanabria ha incurrido cuando menos en falta gravísima al decidir, ¡sin competencia!, sobre contenciones no disciplinarias relativas a funcionarios judiciales y abogados. En consecuencia, lo actuado fuera del cargo por tan original dueto sería de plena nulidad y lo menos a que tiene legítimo derecho de esperar la sociedad, sin distinciones, es la condigna sanción por semejante proceder y el restablecimiento de derechos de eventuales perjudicados.

Además, si la doctora Garzón y el doctor Sanabria han llegado al extremo de disponer, en vía de tutela, contra decisiones de la Corte Suprema y contra sus magistrados ponentes; y si pusieron oídos sordos a pronunciamiento ¡nada menos que de la Corte Constitucional!, que les ordenó expresa y claramente salir del sitio de trabajo y dejar la toga a un encargado mientras era provisto el destino en titularidad, no podían alegar tiempo para renunciar, vencido como estaba su periodo legal, otra forma imperativa de retirarse del servicio.

Si, al parecer, tras tamaño desafuero –comparable al ‘cartel de la toga’ Bustos-Malo-Tarquino-Ricaurte en cuanto golpe bajo al prestigio de la rama– estaría próxima a conformarse la Comisión de Disciplina Judicial, nadie podrá decirles a los primíparos de Leyes, y ni siquiera a rábulas y tinterillos, que hechos así pueden seguir pasando de agache a cambio de enaltecer, con decoro, a la justicia.

VÍCTOR MANUEL RUIZ
vimaruiz@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.