La lágrima de India está de luto

La lágrima de India está de luto

Diez años después, la agenda pendiente de la guerra mal acabada en 2009 está pasando factura.

23 de abril 2019 , 11:42 p.m.

En el mapamundi, Sri Lanka se ve debajo de India, como una pequeña lágrima. El Domingo de Resurrección, este pequeño país, con más de 20 millones de habitantes, se convirtió en una gran lágrima por una serie de explosiones que dejaron, según el último reporte de este martes de la Policía, 359 muertos y más de 400 heridos. Pero su historia de guerra lleva décadas.

Hasta 1948, el colonialismo inglés estuvo allí y para sus plantaciones de té importó literalmente miles y miles de trabajadores de la etnia tamil, desde el sur de India hasta las tierras de Sri Lanka. Allí, la población era (y sigue siendo) mayoritariamente cingalesa. Esto generó una tensión que, con diferencias, nos recuerda a Ruanda: una minoría consentida (en ese caso los tutsis) que termina perdiendo poder con el retiro del colonizador y quedan expuestos a una revancha del grupo mayoritario.

No es clara todavía la autoría, aunque muchos apuntan a un grupo radical islamista local; el Estado Islámico se ha reivindicado el hecho, pero ese comportamiento oportunista era esperable

Los cingaleses en el poder generaron una serie de políticas y prácticas discriminatorias que fueron respondidas con la formación de grupos políticos, asentados fundamentalmente en el norte del país. Del afán federalista, los tamiles pasaron a un discurso independentista y a la lucha armada, mediante una guerrilla que hemos oído mencionar como los Tigres Tamil. Esa guerra duró entre 1983 y 2009.

A esto debemos agregar que la mayoría de tamiles son hinduistas y la mayoría de cingaleses, budistas, lo que brindó un componente religioso. De hecho, los budistas crearon grupos paramilitares, según me contaban en Colombo algunas víctimas, en 2014. Además, hay dos minorías: los musulmanes y los cristianos. Ni los tamiles ni los cingaleses fueron particularmente respetuosos con los musulmanes, que durante la guerra sufrieron desplazamientos. Y en 2018 hubo una serie de ataques de los budistas contra comunidades musulmanas.

En 2002 se intentó un proceso de paz, con el apoyo de Noruega, que fracasó. Pero el camino de la guerra total dio sus frutos. La paz fue presentada, según me decía un periodista local, como la entrega del país a las guerrillas y una traición. El Gobierno central se impuso militarmente, dejando 250.000 desplazados y más de 20.000 muertos en dos meses. La pax romana había triunfado sobre las negociaciones.

En ese momento se hizo caso omiso de los llamados a atender las causas del conflicto: la falta de reconciliación nacional, las tensiones entre minorías étnicas, la ausencia de una ciudadanía igual para todos y los brotes de violencia interreligiosa no atendidos por el Estado.

Diez años después, de clientelismo y de corrupción, la agenda pendiente de la guerra mal acabada en 2009 está pasando factura. El triunfo militar no es necesariamente garantía de que siga un proceso de construcción de paz social, ni allí se vio, ni tampoco en Perú cuando fue derrotado Sendero Luminoso. La propuesta de crear un Estado plurinacional, hasta ahora, ha sido un fracaso. Como en el caso de Birmania, la violencia contra los musulmanes ha sido subvalorada, aumentando las tensiones interreligiosas.

El ataque a iglesias y hoteles de lujo hace pensar en un mensaje antioccidental, más que en violencia interétnica. No es clara todavía la autoría, aunque muchos apuntan a un grupo radical islamista local; el Estado Islámico se ha reivindicado el hecho, pero ese comportamiento oportunista era esperable. Los líderes de la minoría musulmana han condenado el hecho. Pero hay varios ejemplos en los que luchas nacionalistas, con un fuerte elemento religioso, han girado hacia el radicalismo islamista, como son los casos de Chechenia, Filipinas y Siria.

Mientras no se tome la paz en serio, más allá de la ausencia de guerra y mientras no se gestionen pacíficamente las tensiones inter-religiosas e interétnicas, la respuesta puramente policial será un fracaso.

* Autor del libro ‘Siria, donde el odio desplazó a la esperanza’ (2019).

victordecurrealugo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.