Secciones
Síguenos en:
Patria, vida y wifi

Patria, vida y wifi

Al pueblo cubano debe permitírsele decidir su futuro. Para eso necesita comunicaciones libres.

18 de julio 2021 , 02:08 a. m.

Salió a las calles la gente en Cuba a exigir libertad, y los apologistas de la revolución, predecibles como piezas de relojería, respondieron criticando fuertemente a... los Estados Unidos.

Uno los entiende. La Revolución cubana simbolizó a tal grado los ideales de la izquierda del siglo pasado que sus más necios defensores nunca han logrado sobreponerse a la evidencia monumental de su fracaso. El embargo estadounidense proporciona la excusa perfecta para culpar a otros de una debacle cuyas causas no hace falta buscar por fuera de la isla. Ahora bien, si la finalidad del embargo era forzar la caída del castrismo, hay que reconocer que también ha sido un fiasco y no estaría de más levantarlo. Pero eso sí, sin perder de vista que el fin del embargo haría poco por la libertad de Cuba –que mantiene relaciones comerciales con múltiples países– y mucho por oxigenar y prolongar la vida del régimen.

En cualquier caso, culpar al embargo de la maltrecha existencia del cubano promedio es como culpar a las nubes de que de noche no se vea el sol. Es increíble tener que insistir a estas alturas en que la causa de la precariedad material de la isla, y de su palpable déficit de esperanza, es el modelo económico comunista. Si la cantidad de energía intelectual que ha invertido cierta izquierda internacional en hallar explicaciones alternativas al fracaso cubano se hubiera puesto al servicio de mejores causas, ya habríamos curado el cáncer o dominado la fusión fría.

En todas partes, el ‘smartphone’ ha cambiado a la sociedad, pero en Cuba esa transformación (no la llamo ‘revolución’, pues en este contexto esa palabra está viciada) tiene particularidades importantes. Una es que le permite a la gente comunicarse sin ser espiada (tanto) por las autoridades, algo antes imposible bajo un régimen totalitario y fisgón, siempre pendiente de aplastar cualquier disenso antes de que tome demasiado impulso. La otra es que permite difundir masivamente y a bajo costo lo que el Gobierno y la prensa oficial callan.

El rapero Yotuel Romero, uno de los autores de ‘Patria y vida’, la canción-himno de las protestas, dice: “Antes de internet, el Gobierno controlaba la narrativa. Pero internet se convirtió en la ventana para entrar cuando la puerta no se abría. La burbuja hizo ‘puf’ ”. Por eso, lo primero que hizo el régimen cuando la gente salió a las calles fue apagar la red.

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, ha pedido que se estudie la posibilidad de proveerle internet inalámbrico a la isla, algo tecnológicamente complicado, pues no se podrían usar antenas terrestres, pero no imposible. En Perú y Puerto Rico, tras un temblor y un huracán, respectivamente, se probaron con éxito antenas instaladas en globos de helio en la estratosfera, alimentadas por paneles solares.

Sería un proyecto extraordinario, por dos razones. La primera y menos importante, pero divertida, es que provocaría un cortocircuito cognitivo entre los defensores del modelo cubano. No sé cómo van a hacer los filocastristas para explicar que el ‘free’ wifi es una herramienta de dominación imperial. Solo espero que la intensa búsqueda de argumentos traídos de los cabellos no les induzca aneurismas cerebrales.

La segunda y más seria es que, como hemos visto en Colombia, la capacidad moderna de comunicación y organización ciudadana por medio de la tecnología es un potente contrapeso al ‘statu quo’ de cada sociedad. No hay garantías de que esa tensión se resuelva bien en todas partes. Varias de las ‘primaveras árabes’, por ejemplo, fueron sucedidas por cruentos inviernos. Pero si en algo estoy de acuerdo con los antiyanquis es en que el pueblo cubano es el que debe decidir sobre su futuro. Para eso necesita, como mínimo, poder comunicarse libremente.

THIERRY WAYS
En Twitter: @tways
tde@thierryw.net

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.