Las ‘fake news' de Oxfam

Las ‘fake news' de Oxfam

El problema con narrativas sensacionalistas como la de Oxfam, es que nos desvían del camino correcto

30 de enero 2019 , 07:00 p.m.

El titular es alarmante: ‘26 personas tienen la misma riqueza que casi la mitad de la humanidad’. Como todos los años, la ONG internacional Oxfam publicó su informe sobre desigualdad mundial para coincidir con el encuentro de ricos y potentados en Davos (Suiza). Y, como todos los años, el informe contiene imprecisiones de alpinas proporciones.

¿Qué significa la estadística de Oxfam? No tanto como parece. Para empezar, no significa, como concluyen muchas personas al leer el mañoso encabezado, que 26 personas sean dueñas de la mitad de la riqueza del mundo. En realidad tienen menos del 1 por ciento, una cantidad –para Oxfam– equivalente a la que posee la mitad más pobre de la humanidad. Bastante, sin duda. Pero el problema está en cómo se calcula la riqueza de esa mitad. Oxfam se basa en el patrimonio neto de las personas (activos menos pasivos), lo que puede llevar a conclusiones tan absurdas como la siguiente. Un joven abogado en EE. UU. recién graduado de Yale, con un puesto garantizado en la alta sociedad de su país, pero con un patrimonio actualmente negativo por el crédito de 200.000 dólares que tomó para pagar la carrera, sería, según esta metodología, más pobre que un campesino del sur de Bolívar con una pequeña parcela de pancoger y un par de reses en su haber.

Otra debilidad del informe es que las variaciones en la cotización del dólar distorsionan sus resultados. Otra, que la riqueza de los megarricos suele estar concentrada en instrumentos financieros cuyo valor no guarda relación con el mundo material en el que vivimos los demás. MacKenzie Tuttle, la futura ex señora Bezos, pronto tendrá una fortuna personal del tamaño del PIB de Costa Rica. Pero casi toda estará representada en acciones de una empresa, Amazon, cuya valuación cambia a diario sin que eso afecte en nada la suerte de los pobres del planeta. Por estos y otros motivos, el académico español Juan Ramón Rallo no ha dudado en denunciar “las mentiras del informe Oxfam” y que el editor económico del Financial Times, Chris Giles, ha advertido que “nadie debe tomarse los números de Oxfam muy en serio”.

Cuando una ONG progre y biempensante como Oxfam emite titulares tendenciosos, no solo no son criticados, sino que se publican a varias columnas en los mejores diarios del mundo.

Nada de lo anterior implica que no exista desigualdad en el mundo y que no sea un asunto al que hay que prestarle atención. Aunque qué tanto depende del contexto. En China, a medida que el país se ha enriquecido, la desigualdad se ha disparado. ¿Quiere decir eso que los chinos están peor hoy que hace 30 años? Por supuesto que no: son el ejemplo de reducción de pobreza más espectacular de la historia.

No solo en China está disminuyendo la pobreza, también en el resto del mundo. Evidentemente, algo estamos haciendo bien. El principal problema con narrativas sensacionalistas como la de Oxfam es que, en la medida en la que alimentan el populismo catastrofista de ultraizquierda que repite con estridencia que el mundo va hacia el abismo, nos desvían del camino correcto. Y nos invitan, en su lugar, a seguir por la vereda de los tontos: la de preocuparse más por redistribuir riqueza, a como dé lugar, que por crearla, que fue lo que condujo a la ruina a naciones como Cuba y Venezuela.

Hay algo más que llama la atención. La gran prensa mundial y las agencias de ‘chequeo’ de datos, tan en boga en estos días por la epidemia de fake news, no perdonan una inexactitud cuando quien la expresa es un personaje odioso, narcisista y de derecha como Donald Trump. Al peliazafranado le cuentan las mentiras que dice por día, por hora, por minuto. Pero cuando una ONG progre y biempensante como Oxfam emite titulares tendenciosos, no solo no son criticados, sino que se publican a varias columnas en los mejores diarios del mundo. Por lo visto, en materia de interés por la veracidad de las noticias, existen también grandes desigualdades.

@tways / tde@thierryw.net

Sal de la rutina

Más de Thierry Ways

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.