El enredo de la doble instancia

El enredo de la doble instancia

Pocas veces un fallo ha tenido tantas sombras.

17 de julio 2019 , 08:00 p.m.

Salvo para ciertos fanáticos, a quienes se les apagan las facultades críticas cada vez que se menciona a Álvaro Uribe o su gobierno, los factores que ponen en tela de juicio la condena contra Andrés Felipe Arias son bien conocidos.

Para empezar, hasta los detractores del exministro reconocen que Arias no se robó un peso. Se lo condena, en cambio, por ‘peculado por apropiación a favor de terceros’ en el programa Agro Ingreso Seguro, lo cual significa que permitió que otros se apropiaran de dineros públicos, sin, aparentemente, ningún beneficio para él. De ser cierto, sería un comportamiento muy extraño, por decir lo menos. Pero, en opinión de este leedor de las 403 páginas de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, la evidencia no alcanza para demostrarlo. Y no es la mía una opinión solitaria, varios analistas la comparten; véase, por ejemplo, la columna en este diario del profesor Moisés Wasserman del 15 de septiembre de 2016.

Arias también fue hallado culpable de suscribir un contrato a dedo entre el Iica (una dependencia de la OEA) y el Ministerio de Agricultura, que él dirigía. Otra acusación dudosa, pues el encargo a una entidad externa de la ejecución de programas de gobierno es una práctica normal y permitida en el Estado colombiano. No podría el Estado realizar todas las tareas que se propone si no contara con el concurso de agencias, fundaciones y ONG de probada reputación. De hecho, todos los ministros de Agricultura previos a Arias contrataron con el Iica, sin que a nadie le pareciera indebido.

¿A qué hora nos metimos en este lío? Duele decirlo, pero ese es el precio que pagamos por nuestra consuetudinaria y acomodaticia ligereza a la hora de impartir y de dejar de impartir justicia

Hay que subrayar además que es falso que a Arias lo hayan sancionado por otorgar subsidios a cambio de aportes económicos a su campaña presidencial, como afirman muchos por ahí, no sé si desde la inquina o la ignorancia. La sentencia de la Corte sencillamente no dice eso.

A estos tres elementos hay que sumarles otro, uno que a los detractores de Arias no les gusta. Y es que, como bien recuerda la revista Semana, “en términos generales, AIS funcionó”. Y funcionó masivamente: “Benefició a 316.000 familias campesinas, la mayoría de bajos recursos, y alcanzó a impactar cultivos en más de 1 millón de hectáreas”. A Arias se lo castiga porque 11 de esos 316.000 beneficiados (menos de una centésima porcentual) cometieron fraudes, como el fraccionamiento de predios, para multiplicar los beneficios que podían recibir. Y aunque no se demuestra que el exministro participara en esos fraudes, igual se le imponen 17 años de cárcel y 30.000 millones de pesos de multa, mucho más que las sanciones a los verdaderos culpables.

Agreguémosle a lo anterior el desprestigio que arrastra la CSJ por el llamado ‘cartel de la toga’, dos de cuyos implicados firman la sentencia de Arias. Y añadámosle el audio de 2008 (ilegalmente obtenido) en el que magistrados de la Corte hablan de la necesidad de actuar por “conveniencia política” y no, como esperaría uno, cándido ciudadano, en derecho.

En resumen, pocas veces un fallo ha tenido tantas sombras. Es justificable, por tanto, el clamor de los defensores del exministro para que se encuentre la manera de concederle la segunda instancia a la que tiene derecho, según un principio jurídico que ningún experto niega.

Pero ese camino nos conduce a un nuevo y mayúsculo enredo, pues una eventual segunda instancia retroactiva le abriría las puertas a la revisión de cientos de condenas en firme por delitos graves, como la ‘parapolítica’. Una caja de Pandora de la que pueden salir todo tipo de demonios y que afectará aún más la imagen internacional del Gobierno. ¿A qué hora nos metimos en este lío? Duele decirlo, pero ese es el precio que pagamos por nuestra consuetudinaria y acomodaticia ligereza a la hora de impartir y, sobre todo, de dejar de impartir justicia.

@tways / tde@thierryw.net

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.