Secciones
Síguenos en:
Seamos sinceros

Seamos sinceros

La discusión sobre la reforma tributaria sería más productiva si se llevara con más sinceridad.

14 de abril 2021 , 09:25 p. m.

La discusión sobre la reforma tributaria sería más productiva si se llevara con más sinceridad. Con eso me refiero a que los intervinientes reconocieran que a) todo en la vida tiene un precio, b) modificar cualquier renglón del estatuto tributario impajaritablemente afectará otra cosa por otro lado y c) el debate mejora si somos transparentes sobre qué precio estamos dispuestos a pagar para lograr algún propósito. Ya casi me voy a explicar mejor. El punto es que, primero, un régimen tributario es ante todo un ejercicio de priorización; una selección de sacrificios. ¿A qué estoy dispuesto a renunciar para obtener qué cosas? Y, segundo, que esos sacrificios no necesariamente recaen sobre los responsables directos de los tributos; se reparten por toda la sociedad.

Si no hacemos nada y dejamos todo como está, por ejemplo, seguramente quedarán desfinanciados los programas de emergencia que el Gobierno creó para enfrentar la pandemia. O podríamos seguir cubriendo esos programas, pero haría falta dinero para otros rubros importantes, como salud y educación. Podríamos, en ese caso, gastar menos en seguridad (en “la guerra”, como dicen ciertos enemigos del sistema para ponerlo en términos negativos). Pero entonces habría más masacres y asesinatos de líderes sociales en las regiones donde actúan grupos armados ilegales.

A los gobiernos les gusta el IVA porque es fácil de recaudar, por eso lo han ido subiendo hasta llegar a un gravoso 19 %. Pero esa facilidad tiene un precio: reduce la demanda de bienes y servicios e incentiva el contrabando. Para enfrentar lo primero, a menudo se proponen tarifas diferenciales –más altas– para los artículos de lujo, pues los ‘privilegiados’ pueden pagarlas. Pero eso no es necesariamente justo si consideramos el fenómeno en su totalidad. ¿Por qué un trabajador de una fábrica de jamones serranos en Nariño debe verse desfavorecido frente a un trabajador de una planta exportadora de pescado en Vietnam? Ambos productos se venden por igual en el mercado nacional, pero se ha propuesto que el primero se grave más que el segundo.

Todos critican las ideas del otro y plantean las propias como superiores. Sería refrescante que añadieran:
‘Recaudaremos más por este lado, pero renunciando a esto otro por este otro lado’.

La solución mágica suele ser que ‘los ricos’ y ‘los empresarios’ paguen más, pero la vastísima mayoría de los empresarios nacionales no son magnates, sino dueños de pymes. Los que sobrevivieron a la pandemia, quiero decir, pues miles de esas empresas desaparecieron en los últimos meses. ¿Qué tan inteligente, entonces, es aumentarles las cargas a los empresarios en estos momentos? La única manera de recuperar los empleos perdidos –que es la única manera, al fin y al cabo, de superar la pobreza– es incentivando la formación de nuevas empresas que se arriesguen a invertir en una economía maltrecha. Eso no se logra subiendo los impuestos.

Emitir moneda, como proponen algunos, tiene un alto riesgo de inflación, lo que termina recayendo sobre los más pobres. Subir aranceles castiga a los pobres y a la clase media, a quienes todos los políticos dicen querer defender. Aplicarles sobretasas especiales a los bancos encarece el crédito, que la economía necesita para recuperarse.

¿Quiere decir esto que no se puede hacer nada? No, no se trata de eso. Pero los pronunciamientos que escuchamos a diario sobre la reforma tributaria omiten convenientemente los costos y trade-offs que cualquier medida necesariamente conlleva. Todos critican las ideas del otro y plantean las propias como superiores. Cuán refrescante sería que añadieran: ‘Bajo el modelo que propongo, recaudaremos más por este lado, pero renunciando a esto otro por este otro lado’. El primer paso hacia la madurez ciudadana es entender el Estado no como un repartidor de derechos y recursos cuyos costos cómodamente ignoramos, sino como el garante de los sacrificios que como sociedad hemos aceptado.

Thierry Ways
@tways / tde@thierryw.net

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.