Secciones
Síguenos en:
La vacuna criolla

La vacuna criolla

¿Cómo sería el desarrollo de la vacuna colombiana? Primero se tendría que abrir una licitación.

Como la vacuna se está demorando demasiado, me pregunto si no habría sido mejor, como pedían ciertos políticos, que se liberara la patente y que cada país fabricara la propia. ¿Cómo sería el desarrollo de la vacuna colombiana?

Primero hay que abrir una licitación, que no se diga que el proceso para escoger al fabricante no fue democrático y transparente. Se publican unos pliegos, se escuchan observaciones, se reciben ofertas y se atienden subsanaciones. Esto toma tiempo: para cuando se elige al ganador, ya comenzó el próximo gobierno.

Vienen ahora los reclamos de los consorcios perdedores. Estos afirman que los pliegos estaban hechos a la medida del ofertante ganador, pues curiosamente se exigían 10 años de experiencia en “estabilización de taludes y colocación de asfaltos”. La empresa seleccionada, una constructora de la familia de un senador, se defiende diciendo que formó una unión temporal con una compañía experta en inmunología. La Procuraduría descubre que la experiencia acreditada es en vacunas bovinas.

A la gente parece importarle poco. La mayoría ya tuvo la enfermedad, o compró el kit anticovid que venden en D1. Vale 20.000 pesos y los sábados tiene
50 % de descuento por la compra de un pollo.

El Gobierno promete investigar estas irregularidades. Fiscalía y Contraloría abren expedientes. El presupuesto del proyecto se agota en estudios de factibilidad y consultas a la comunidad. Para salvarlo se crea un nuevo impuesto, la ‘sobretasa vacunal’, cuya aromática sigla es Sovacu. Todo sea por la inmunidad de la república.

La oposición cita al ministro de Salud al Congreso por los retrasos en la producción. El funcionario alega que la licitación fue obra del gobierno anterior. Tras nueve horas de debate, se archiva la moción de censura. Tres senadores se perdieron a la hora del voto y deshicieron el quorum.

Entre tanto, la bancada animalista de la Cámara demanda vacunas para perros y gatos. Los ‘ciudadanos no humanos’, dice, también tienen derechos. Un plantón feminista exige que se reemplace el término ‘anticuerpos’ en los documentos oficiales por ‘anticuerpos y anticuerpas’. El antiguo partido de las Farc, invocando la protección de la honra y el buen nombre, entutela al Centro Democrático para que deje de referirse a ellos como ‘expertos en vacunaciones’. Gustavo Petro sostiene que la inmunología nacional no existiría sin la Colombia Humana. Sube a Twitter la foto de un laboratorio construido durante su alcaldía que luego resulta ser el set de A corazón abierto. El presidente del Sindicato de trabajadores de la vacuna contra el covid-19 (Sintravacovi) denuncia que les deben cinco meses de salario. Se ha encadenado a la puerta de la fábrica.

Pasan los años. Por fin salen las primeras dosis. Se dañan porque los ultracongeladores que donó BonIce se oxidaron por falta de uso. Se abre una licitación para mantenimiento de ultracongeladores. Los delitos imputados al consorcio fabricante están a punto de prescribir, así que varias ONG piden que se declaren de lesa humanidad. Presentan denuncias ante la CPI y la CIDH. La prensa destapa el escándalo del ‘cartel de la jeringa’.

A la gente parece importarle poco. La mayoría ya tuvo la enfermedad, o compró el kit anticovid que venden en las cajas de D1. Vale 20.000 pesos y los sábados tiene 50 % de descuento por la compra de un pollo bróster. Un columnista pregunta por qué se sigue cobrando la sobretasa vacunal, si el antígeno criollo nunca llegó. El gobierno de la presidenta Aida Victoria, primera mujer en ocupar el cargo, alega que los recursos se necesitan para financiar sus programas sociales. Hacienda sugiere que se cambie el nombre del gravamen. En adelante, el impuesto se llamará ‘Tributo universal para maximizar el bienestar y la equidad’. Se aprovecha la medida para aumentar la tarifa.

Alguien advierte que, con ese nombre, la nueva sigla sería Tumbe. Pero es demasiado tarde, el Congreso ya lo aprobó efusivamente.

Thierry Ways
@tways / tde@thierryw.net

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.