Borges y los bosones

Borges y los bosones

Borges propuso varias teorías del todo. El universo puede ser, por ejemplo, un laberinto.

13 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Alguna vez, por algún motivo específico, quise conocer Ginebra. Pero, ahora que un azar me había traído hasta acá, no recordaba el motivo, ni siquiera el hecho de haberla querido conocer. Como tantas veces en la vida, cuando uno por fin obtiene lo que quería, ya no recuerda para qué lo quería o por qué.

Fue mi esposa quien, involuntariamente, hizo que lo recordara, al mencionar en una conversación que aquí está enterrado Borges. La tumba de Borges, en efecto: era eso lo que, hacía años, había querido visitar. Lo que había olvidado.

A la tumba de Borges se llega en tranvía y luego a través de un jardín de senderos que no se bifurcan, sino que son simétricos y rectilíneos, como corresponde a un camposanto suizo. La única bifurcación que existe en el Cimetière de Plainpalais es entre el más allá y el más acá.

Siguiendo por el sendero del más acá se llega al sitio donde descansa el escritor. Está marcado por una lápida de piedra tallada, en cuyo frente hay siete guerreros ancestrales con sus armas en alto y una inscripción en inglés antiguo, “…and ne forhtedon ná”, que en castellano significa: “…y que no temieran”. Es un verso de un viejo poema anglosajón. Si hemos de encarar la muerte, parece decirnos, que sea sin miedo, enarbolando las espadas.

Tal vez no haya mejor lugar para haber enterrado a Borges que cerca del sitio en donde, por medio de heroicos esfuerzos, se intenta explicar el universo. Él también quiso explicarlo.

Al día siguiente fui a satisfacer una curiosidad más reciente: conocer la sede de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, el Cern, por sus siglas en francés. Allí, científicos de todas las nacionalidades hurgan en las entrañas de la materia, valiéndose para ello del colisionador de partículas más grande del mundo: un aro de 27 km enterrado a cien metros bajo tierra en la frontera entre Francia y Suiza. Es la máquina más colosal jamás construida por la humanidad. Su propósito es estudiar las partículas elementales que componen el universo: quarks, neutrinos, bosones, electrones, etc. En 2012, el Cern halló una partícula que podría ser el ‘bosón de Higgs’, una pieza tan fundamental en nuestro modelo del cosmos que la prensa lo llamó (para horror de los físicos) ‘la partícula de Dios’.

Tal vez no haya mejor lugar para haber enterrado a Borges que cerca del sitio en donde, por medio de heroicos esfuerzos, se intenta explicar el universo. Él también quiso explicarlo. Pero, a diferencia de los físicos, que persiguen una escurridiza ‘teoría del todo’ que reduzca todo lo conocido a un conjunto de ecuaciones y constantes, Borges propuso no una, sino varias teorías del todo. El universo puede ser, por ejemplo, un laberinto. Una biblioteca. Un mapa. O, mi teoría preferida, una lotería.

Solo que, entonces, ni Borges agotaría el asunto, pues tendríamos que plantear, y explicar, un universo mayor aún, el universo que pudiera contener los universos de Borges. ¿Será ese el universo de los investigadores del Cern?

Alguna vez leí en un libro de física teórica cuyo nombre y autor he olvidado (también) que una de las cosas más desconcertantes de la física moderna es que parecería que Dios nos estuviera mamando gallo. Un teórico, por medio de ecuaciones impenetrables, postulaba la existencia –no, la necesidad– de alguna partícula exótica. Luego, años después, investigadores descubrían la susodicha partícula en un laboratorio. ¿Son así de clarividentes los teóricos? ¿O –como sugería el autor, entre la broma y el espanto– estará Dios jugando con nosotros, dejando que confirmemos con nuestros instrumentos cuanta teoría disparatada sale de nuestra imaginación?

Se me antoja que al maestro no le desagradaría encontrarse en el más allá con una deidad así, traviesa y sutil, dada a crear un cosmos de juguete y sembrado de sorpresas, como huevos de Pascua, para consolar a los hombres en su pequeñez. Quizá el universo sí sea borgesiano, después de todo.

THIERRY WAYS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.