Aguas mansas

Aguas mansas

Hace rato que el rock se amansó y se volvió un género descolmillado.

28 de noviembre 2018 , 06:56 p.m.

Hagamos un alto en estos días turbulentos para guardar un minuto de silencio por el rock. No por todo el género, que es muy variado, sino por el rock rebelde de los sesenta y setenta, el más puro, el rock contestatario que vivía de hacerle pistola a la sociedad. Ese rock ha muerto, requiescat in pace, amén.

Ocurrió, quién lo creyera, en Bogotá: en medio del concierto de Roger Waters, cofundador de Pink Floyd, una de las bandas indispensables de la historia. El espíritu del rocanrol sufrió una apoplejía cuando Waters proyectó un afiche que le habían entregado los líderes del movimiento estudiantil colombiano, que exige más dinero para las universidades públicas. El cartel decía: ‘We do need more education’, sí necesitamos más educación. Una revisión de la famosa consigna de rechazo al establecimiento escrita por Waters hace 40 años, ‘We don’t need no education’, cuya doble negación, antigramatical en inglés, reforzaba la bofetada.

No tengo nada en contra de la universidad pública; de hecho, la he defendido en muchas ocasiones. Pero qué triste que quien popularizara aquel potente estribillo antisocial hoy se pliegue a las presiones de la corrección política y enderece su mensaje para arrancarle al público unos cuantos aplausos facilongos. Un verdadero fan lo habría abucheado.

El espíritu del rocanrol sufrió una apoplejía cuando Waters proyectó un afiche que le habían entregado los líderes del movimiento estudiantil colombiano, que exige más dinero para las U. públicas.

El rock, o al menos el que me gustaba a mí, era todo lo contrario: desobediente, anárquico, inconformista. Se oponía con fiereza al aburguesamiento general que, tarde o temprano, nos va a absorber a todos. Invitaba a capar clase o a fumar en el baño de la escuela, no a ser el estudiante modelo. ¿Habrá algo más aburrido y contradictorio que la rebeldía responsable, con moraleja? ¿Y habrá algo menos polémico en el mundo actual que exigir “más educación”? Justificada o no, la exigencia contiene la misma carga contracultural que una nube de algodón de azúcar.

Este lamento, por supuesto, no es nuevo. Hace rato que el rock se amansó y se volvió un género descolmillado, apto para bingos y primeras comuniones. Pero el caso de Waters es particularmente patético. The Wall, el álbum en el que aparece su grito contra el establecimiento, simboliza para muchos el rechazo a la burocratización y la uniformización del mundo, la resistencia contra el pesado aparato socioestatal que aplasta la libertad y la individualidad humanas. Hoy, quien compuso aquella ópera insumisa le exige más intervención social a ‘papá Estado’. En eso quedó la contracultura. Brille para ella la luz perpetua.

¿Y qué seguirá ahora que el artista insurrecto de The Wall aboga –válgame Dios– por la educación institucionalizada? ¿Los Rolling Stones promoviendo las virtudes de la abstinencia sexual? ¿Los Sex Pistols recordándonos hacer el aporte mensual al fondo de pensiones? ¿Axl Rose, nuevo Embajador de Buena Voluntad de la Unesco?

Ahora, si se insiste en seguir por ese camino, se me ocurre que la música antisistema no es del todo incompatible con ciertas causas biempensantes. Pero para eso nuestros venerables roqueros tendrían que hacer mejor la tarea. Waters hubiera podido exigir, por ejemplo, no solo presupuestos más abultados para la universidad pública, sino que su financiación quedara sujeta a la acreditación de alta calidad de los programas académicos, que a muchos les hace falta. Hubiera podido protestar contra la politiquería y el saqueo que han devastado a tantas universidades estatales. Hubiera podido proponer que, por medio de programas como Ser Pilo Paga, se aprovechen las fuerzas de la competencia y el mercado para incentivar a la entidades públicas a ponerse al nivel de las mejores privadas y así atraer a los estudiantes más destacados.

Propuestas, esas sí, polémicas, contestatarias, incómodas. Dignas de un verdadero rebelde.

@tways / tde@thierryw.net

Sal de la rutina

Más de Thierry Ways

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.