Todos ganamos; todos perdimos

Todos ganamos; todos perdimos

Después de la consulta, Colombia no es la misma. La anticorrupción es ahora la bandera.

28 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Las personas que lideraron la consulta anticorrupción reportan un triunfo con los 11 millones de votos que obtuvo esta jornada, en la cual participamos de manera libre, sin intereses personales y sin prebenda alguna de por medio. Claro, fue un triunfo porque mostró que Colombia va ganando terreno en la conciencia de las y los ciudadanos que poco a poco dejamos atrás la apatía para enfrentar problemas que son de todos y que por lo tanto debemos resolver conjuntamente. En eso todos ganamos.

Pero no se logró el umbral necesario de 12’140.342. En otras palabras: perdimos una oportunidad histórica contra la corrupción. Todos perdimos, y por muy poco. Pero lo que más duele son los porqués. El principal de ellos, una vez más, el influjo de la polarización política en el país que hace daño en todos los campos. En Antioquia, esta triste realidad se pudo sentir antes, durante y después de la jornada de este domingo. “No hay que votar porque estaríamos apoyando a los opositores de Uribe”, era la frase de cajón que se escuchaba y poco a poco fue ganando adeptos, hasta el punto de que este departamento tuvo una bajísima votación del 27,3 %, lo que muestra una lamentable inmadurez política y una falta de compromiso con el país en pleno. Nos dieron ejemplo municipios pequeños y sin ínfulas de grandeza como Sopó, donde votaron más del 54 por ciento de los potenciales electores.

Lo que queda por pedir al actual gobierno, ante las cifras alcanzadas en la Consulta, es que acojan y mejoren las preguntas de este referendo y que se esfuerce por convertirlas en leyes.

Pero hay otra frase que hizo carrera aquí en mi tierra y esa sí que me parece más vergonzosa: “No vamos a votar por esas mujeres de raros comportamientos sexuales… por esas brujas, por esas gritonas que lo que quieren es más poder para ellas…”. Esas aberrantes palabras de mentes retrógradas y retorcidas tristemente no me extrañan. Pero lo que más me duele es que palabras como estas las escuché en boca de mujeres profesionales, mujeres víctimas del machismo, mujeres jóvenes de las que Colombia espera un salto cuántico en el pensamiento para ayudar a redimir una sociedad enferma. Mujeres y hombres que no han entendido que la violencia en los hogares y los asesinatos de mujeres son el fruto de un caldo de cultivo que todos y todas aliñamos con expresiones como las que acabo de citar.

La consulta no se ganó también por falta de compromiso de mandatarios locales que a mi modo de ver no hicieron lo suficiente para impulsar este gran proyecto democrático. Lo anterior contrasta con la actitud y el compromiso del presidente Iván Duque y su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quienes, a mi juicio, se la jugaron toda por la consulta y merecen el reconocimiento del país, ya que eso implicó una postura distinta a los líderes del Centro Democrático que sabotearon la consulta. A esa postura del Gobierno Nacional hay que hacerle una lectura. Y es una lectura positiva, sin duda.

Lo que queda por pedir al actual gobierno, ante las cifras alcanzadas en la Consulta, es que acojan y mejoren las preguntas de este referendo y que se esfuerce por convertirlas en leyes porque la corrupción no se combate con votos sino con hechos. Bajar el sueldo a los congresistas y exigirles cuentas públicas fue la pregunta más votada afirmativamente. No se trata de congelar algo que ya es aberrante. No es congelar, es bajar el sueldo a los que lleguen para próximas elecciones. Es quitar la casa por cárcel para los corruptos, es aplicar la ley con rigor para todos. Es apoyar el paquete propuesto por los líderes del referendo porque la votación, si bien no alcanzó el umbral, fue sorprendentemente alta. El presidente lo dijo: “Sin importar los resultados, quedó claro que Colombia no aguanta más corrupción. Estos 11 millones de colombianos que votamos, que salimos a las urnas, enviamos un sonoro mensaje de rechazo al permanente saqueo de los recursos públicos. Es el mismo rechazo que se expresó en las urnas el pasado 17 de junio”.

Perdimos, pero ganamos. Después de esta consulta, Colombia no es la misma. La anticorrupción es ahora la bandera.

SONIA GÓMEZ GÓMEZ

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.