Secciones
Síguenos en:
¿Qué hacer en lugar de acusar?

¿Qué hacer en lugar de acusar?

Debemos preguntarnos qué estamos haciendo por un país que lo merece todo, menos lo que está viviendo

11 de junio 2021 , 09:25 p. m.

¿Quién va a encender la luz en medio de la oscuridad? ¿Una sola persona puede hacerlo? ¿El presidente? ¿Sus opositores? ¿Quién? La reflexión y el cambio de actitud de todos y cada uno de los colombianos. ¿Cuál es el escenario habitual? Quejarnos y acusar. Ensañarnos con el caído, o hacer caer al que busca salidas personales o colectivas. Y más duro golpeamos si esa persona es del género femenino. Ejemplo de plena actualidad: Alejandra Azcárate, mujer emprendedora e inteligente, a quien se le niega el derecho a declararse inocente sin que medien hechos o evidencias claras y contundentes. Y además se aprovechan, hombres y mujeres, para decir: ‘es una vieja arrogante y maluca’. Cuánto veneno tenemos dentro. ¿Por qué tanto odio?

Este es un país inequitativo en injusto. Es un país corrupto en las más altas esferas. Es un país que requiere reformas urgentes y pragmáticas, como el recorte del Congreso y de las pensiones millonarias (más de 800.000 personas reciben mesadas privilegiadas que recaen en altos funcionarios del Estado, congresistas, miembros de la Rama Judicial, con valores que van hasta el tope de 25 salarios mínimos); es un país que no invierte en el campo y en los campesinos y mucho menos en la educación de la mujer.

Pero ¿justifica eso la destrucción y las heridas que está causando el paro actual, donde la protagonista es la violencia y no los argumentos? José de J. Lozano Mendoza escribe con claridad en un artículo que me llegó en hora buena: “… El Presidente parece que no supiera que esta no es una lucha de ricos contra pobres, como todavía creen algunos ilusos, ni por reivindicaciones sociales, acá lo de menos es la gente, la intención es dilatar el proceso, estigmatizar a la mayoría que pide no más paro y, finalmente, pedir la cabeza del mandatario y golpear de manera contundente el sistema”.

Piense por un momento: ¿votaría usted por alguien que fomenta ese estado de cosas? Yo estoy segura de que el país no lo hará. Creo que en medio de nuestra desidia hay una opinión pública pensante con capacidad de ver que lo que está ocurriendo en Nicaragua, en Venezuela, en Chile es más de lo mismo, con resultados que llevan a la destrucción del capital y el trabajo.

¿Es ese el camino? Estoy segura de que no. Tengo en mis manos el libro José María Bernal Bernal, la grandeza de un hombre, editado por la Fundación Apostolado La Agüja, que, en sus 75 años de servicio al país, quiere proponerle a Colombia en sus páginas unos valores que fueron la bandera de José María en su vida pública y privada: el servicio, la rectitud, el trabajo, la política orientada al bien común y el carácter, especialmente urgente para la dirigencia de hoy, presionada por los extremos. Después de un año de investigación —en la cual participé— me quedó más claro aún que personajes como este, forjadores de empresas, hoy de primera línea en el país y el mundo, pudieron practicar la responsabilidad social y defender la reconciliación entre capital y trabajo poniéndolos a trabajar en una misma dirección, sin renunciar a la democracia como modelo irreemplazable y poniendo el bien común por encima de todo.

Insisto en que hay que replantear la baraja de postulantes a la presidencia. Lo que existe hoy es un desfile de egos con intenciones de sacarse clavos y reinar. Necesitamos mover las cartas, buscar rostros nuevos de hombres y mujeres de alto perfil, filósofos y humanistas como los que propuso Platón para gobernar con acierto. No más principiantes, no más izquierdas ni derechas. No más odios. Como decía al principio de este texto: todos debemos ponernos la mano en el pecho y preguntarnos qué puedo hacer, qué estoy haciendo por un país que lo merece todo, menos lo que está viviendo en este momento.

Sonia Gómez Gómez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.