Marihuana sube en la bolsa y…

Marihuana sube en la bolsa y…

Colombia sigue equivocada en su política antidrogas.

23 de septiembre 2018 , 04:07 p.m.

... Y ¡aquí en Colombia persiguiendo al que fuma un porro! Qué torpeza la del actual gobierno creer que el problema de tráfico y consumo de drogas se resuelve poniendo la justicia a lidiar con los consumidores de cannabis, mientras en la Bolsa de Nueva York las acciones de las empresas que invierten en su cultivo, producción o parafernalia suben vertiginosamente y suman para un mercado que en 15 años se espera crezca en el mundo hasta 200 billones de dólares, o sea casi el triple de lo que hoy es el presupuesto de nuestro país.

En solo Estados Unidos, ese mercado puede llegar a mover 22 billones de dólares a 2022. ¡Por favor país mío, despertad!, eso mientras aquí siguen asesinando policías y erradicadores de un cultivo que está en la mira de los mayores inversionistas del mundo, que revoluciona la medicina con sus propiedades y podría generar mucho dinero y empleos, en lugar de muertes.

Basta leer la noticia de esta semana: “Coca Cola muestra interés en el componente CBD del cannabis para el desarrollo de bebidas saludables”.

¿Qué pasó con esta bomba? Me senté frente al computador de un gran amigo que invierte en la Bolsa de Nueva York y quien me explicó que el valor de las acciones de marihuana viene subiendo aceleradamente en el último año. Me mostró cifras de la página www.marketwatch.com (consultada de rutina por los conocedores como él). La acción de Aurora Cannabis (ACBFF), empresa canadiense a la que Coca Cola escogió para “conversar”, subió un 22 % con la noticia, y con ella la de todas las compañías de su área que están en la Bolsa de Nueva York. Un caso interesante es el de Tilray (TLRY), que con el anuncio duplicó el valor en bolsa. Esta empresa emitió 11 millones de acciones a US$17 en julio de 2018, y el valor ha llegado a estar en US$ 299.

Un comisionista de bolsa escribió en el portal citado: “…algunos valores han tenido comportamientos más que interesantes en la presente semana, diría en algunos casos que espectaculares, e incluso prometen ralis de auténtico vértigo... ¡atenta la compañía!” Cronos Group comenzó a cotizar en el Nasdaq (Nasdaq: Cron), lo que significa una legitimación simbólica de la industria de la marihuana. Con la información que salió de Coca Cola, su valor creció un 36 %, y en el último año ha subido la acción de1,18 a US$ 15.

La marihuana para uso medicinal y recreativo es legal en ocho estados de Estados Unidos y para uso medicinal, en 28. En Canadá, este 17 de octubre empieza a ser legal para ambos usos, lo mismo que ocurrió en Uruguay y que ocurrirá, más temprano que tarde, en el mundo, como sucedió con el tabaco y el licor después de haber alimentado en la ilegalidad una mafia tenebrosa. La marihuana es una industria naciente, querámoslo o no, aunque –hay que decirlo– aún es un negocio que hoy genera temores en la bolsa por el tamaño y juventud de las empresas. Pero, como ocurre siempre, las compañías con más músculo financiero, las que pueden arriesgar a largo plazo, se harán todavía más ricas con este producto que ya se conocía como medicinal en el siglo XVIII y fue estigmatizado junto con drogas fuertes y realmente letales como la heroína por allá en los años 60, cuando los ‘hippies’ empezaron a pedir amor y paz en lugar de guerra. Todavía tengo en mi retina la imagen de muchos ‘hippies’ fumando en el parque Ancón de Medellín, mientras yo los observaba, asustada, montada en un caballo. ¡Si los hubiéramos escuchado!

Creo que Colombia sigue equivocada en su política antidrogas. Hace más de dos décadas recorrí 10 estados de Estados Unidos conociendo sus programas de prevención de consumo. Allí nos explicaron a los periodistas que la verdadera amenaza estaba en las drogas sintéticas, por su efecto adictivo y letal y porque, literalmente, se pueden producir “en la cocina de la casa”.

Dicho y hecho: hoy, Estados Unidos padece una epidemia de muertes por estas sustancias químicas (una de las peores, el K2 o marihuana sintética), y Colombia está alarmada por la forma como este tipo de drogas circulan en nuestras calles. Es allí donde el Gobierno debe centrarse, no en los cultivos de marihuana.

En síntesis, Colombia debe hacer lo que me dijo hace tres décadas un sacerdote, mi querido y visionario amigo Marco Fidel López, a quien ayudé a posicionar la primera Comunidad Terapéutica para el tratamiento de adictos: “Sonita, increíble que yo lo diga, pero lo que este país debe hacer es legalizar la marihuana”. Hace tres décadas venimos repitiendo esto. ¡Y ahora que el mundo lo entendió, nosotros pensando en retroceder! ¡Mamolas!

SONIA GÓMEZ

Sal de la rutina

Más de Sonia Gómez Gómez

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.