¡De lo que es capaz la ambición de poder!

¡De lo que es capaz la ambición de poder!

La carrera desenfrenada del gobernador de Antioquia por atacar a EPM con Hidroituango.

01 de enero 2019 , 11:28 p.m.

Los gobernadores y alcaldes de Medellín siempre quedan de primeritos en las encuestas nacionales. Qué raro, ¿cierto? No importa si son buenos o regulares o malos. Claro, tienen a su disposición total dos canales regionales: Telemedellín y Teleantioquia, que son su mejor vitrina cotidiana, día a día; cero pesos para ellos, pero que cuestan miles de millones de pesos a los contribuyentes.

Recuerdo en el inicio de la gobernación de Sergio Fajardo cuando su entonces jefe de prensa me dijo: vamos a convertir Teleantioquia en un canal educativo porque su ‘raiting’ es bajísimo y hay que lograr que el canal tenga un buen costo-beneficio para la comunidad. ¿Dónde quedó el canal educativo? En cambio, las quejas por los enormes gastos de publicidad de esa administración siguen siendo motivo de toda clase de investigaciones. Los canales regionales, claro que sí, pero no deben ser vitrinas políticas como lo son hoy. ¿Y qué dicen el Concejo y la Asamblea? Nada. Son unos arrodillados ante el gobernante de turno. Todo por el poder y la vanidad.

Ahora, las quejas vienen contra el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, también por exceso de gastos publicitarios, situación aún sin aclarar. Tanto la Alcaldía como la Gobernación tienen pauta jugosa para hacerse fuertes ante los medios nacionales, que luego los apoyan sin disimulo como candidatos presidenciales. No importan los elefantes blancos que hayan dejado, como los tales Parques del Río, a los que voy de tarde en tarde en plan de veeduría periodística y lo que me encuentro son algunos perros que, como los míos, se queman las paticas con tanto cemento recalentado. Pero había que hacer esta obra suntuaria y megalómana y multimillonaria. Todo por el poder y la vanidad.

Y qué decir de la gobernación del señor Luis Pérez, a quien vi en estos días en una presentación de la edición Mujeres de la revista ‘Semana’, que hace grandes elogios a las mujeres de su gabinete y buen despliegue para él, como jefe; por supuesto, al abrirla salta a la vista el patrocinio de la Gobernación de Antioquia y, también, de la Alcaldía de Medellín. Así cualquiera. Todo por el poder y la vanidad.

Pero eso no es nada frente a lo que ha hecho Luis Pérez en su carrera desenfrenada por atacar EPM con el problema de Hidroituango. ¡Cuánta prensa ha mojado! ¡Cuánta plata ha gastado! Sacó un libro de pasta dura y todo pontificando sobre los “errores de Hidroituango”, basado en un estudio que ni siquiera ha sido entregado a EPM. ¿Por qué? Su comportamiento como gobernante y como ciudadano me ha parecido vergonzoso en esta calamidad porque ha hecho juicios prematuros, sin esperar el estudio causa-raíz de la situación, y generado toda clase de dudas sobre la ética de EPM. De su despacho, por ejemplo, llegó a los medios un comunicado diciendo que el Comité Intergremial de Antioquia (constituido por 32 gremios y 5 cámaras de comercio) afirma que “el gobernador Luis Pérez Gutiérrez está actuando bien y tiene la razón en los argumentos que ha presentado frente a estos ocho errores constructivos de Hidroituango”. Consulté al director del Intergremial, Nicolás Posada, y me entregó su comunicado oficial que dice todo lo contrario: “…enviamos

un respaldo de apoyo y respaldo a EPM. No es el momento para emitir juicios sin fundamentos… pedimos enmarcar la discusión en un entorno técnico y no mediático”. ¿Entonces por qué la Gobernación dijo otra cosa?... Todo por el poder y la vanidad.

Termina el año. Le pregunto al gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, por el citado estudio contratado por el gobernador y responde: “Aquí nunca ha llegado”. Lo interrogo por la investigación causa-raíz contratada por EPM, y me informa que estará para enero y que debido a su complejidad ha habido demoras. “Aquí no hay una caja negra como en los accidentes de aviones. Pero hemos tenido abiertas las puertas de par en par para todos y para la Fiscalía”.

Insisto en las causas de la contingencia y responde que “hasta no tener los resultados del estudio no podemos afirmar nada; lo que sí puedo asegurar es que EPM responde por sus actos, está sólida y seguirá creciendo y construyendo confianza, sin que ello signifique que somos infalibles, porque somos una organización humana“. Consulto a expertos y a un exgerente –que reserva su nombre– y me dicen: “Tenemos la certeza de que EPM nunca ha dejado de actuar con rigor técnico y que lo ha aplicado totalmente a este megaproyecto; lo que pasa es que es muy fácil juzgar con espejo retrovisor”.

Para EPM ha sido un año duro. Dicen algunos que su historia se partió con la emergencia citada y que su imagen se resquebrajó. De mi parte creo que estamos ante una empresa insignia, eficiente y con sentido social, y que ha respondido bien a esta crisis. Creo que al final, su imagen se verá fortalecida, pero para ello será necesaria una profunda autocrítica porque, sin duda, ha habido arrogancia en algunos momentos, y en cabeza de algunos gerentes, como ha sucedido con el tema de las telecomunicaciones y sus ventas a socios extranjeros pese a todos los reparos.

EPM, siempre se ha dicho, necesita una junta más técnica porque la política y los grandes grupos empresariales la asedian. Si su historia se partió, que sea para bien. Colombia entera la necesita.

SONIA GÓMEZ GÓMEZ

Sal de la rutina

Más de Sonia Gómez Gómez

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.