Secciones
Síguenos en:
La boca del infierno

La boca del infierno

Encontrar el camino en Nicaragua para alejarse de la boca del infierno costará, pero hay esperanzas.

Hace algunos días conversé con el escritor canadiense John Ralston Saul, anterior presidente del Pen International, y quien estuvo hace algunos años en Nicaragua. El Pen fue fundado en Londres en 1921, y entre sus socios constituyentes estuvieron nada menos que Joseph Conrad, George Bernard Shaw y H. G. Wells. Hoy agrupa escritores de todo el mundo, y se dedica sobre todo a promover y proteger la libertad de expresión, y los derechos humanos.

John quería saber de Nicaragua, donde el capítulo nacional del Pen, presidido por Gioconda Belli, se vio obligado a cerrar sus puertas, y recordamos la vez que lo llevé a asomarse al cráter encendido del volcán Masaya; una oquedad espantable desde donde sube una densa humareda de azufre, como si siempre viviéramos en la boca del infierno. Es como llamó el cronista Fernández de Oviedo a este cráter.

Le dije, para empezar, que los gobiernos resultantes de elecciones en América Latina tienen distintas formas de comportamiento democrático, pero que la legitimidad del voto popular ha logrado ser establecida, todo distante de la vieja historia de las urnas llenas de votos falsos, con gran concurrencia de ciudadanos difuntos.

Nadie puede alegar la legitimidad de la aplastante mayoría ganada en las últimas elecciones legislativas de El Salvador por el presidente Bukele. Si esa mayoría será usada para fortalecer el sistema democrático, o para acabar con él, está por verse; pero los votos están bien contados. Y si en el Perú hay una crisis de credibilidad política que se ha vuelto crónica, no se debe a elecciones fraudulentas, sino al desprestigio que trae la reiterada corrupción de los electos.

En Nicaragua hay elecciones presidenciales y parlamentarias en el mes de noviembre. Es decir, dentro de algunos meses, y aún a esta fecha no existen las condiciones mínimas para que se pueda pensar en un proceso electoral creíble, que pueda servir como un mecanismo de transición democrática.

Una resolución de la Asamblea General de la OEA de noviembre del año pasado demanda “reformas electorales significativas y coherentes con las normas internacionales”, la independencia del Consejo Supremo Electoral, actualización del registro de votantes y observación electoral nacional e internacional.

Agrega que debe haber un proceso político pluralista “que conduzca al ejercicio de los derechos civiles y políticos, incluidos los derechos de libertad de reunión pacífica y libertad de expresión y registro abierto de nuevos partidos políticos”.

Tales compromisos deberían estar concluidos en el mes de mayo, que ya llega, sin que el régimen haya movido un dedo. Por ahora, la única certeza es la de que Ortega y su esposa, la vicepresidenta, se disponen a ser reelectos de nuevo, lo que supone continuar, como desde hace ya 15 años, en el control total del poder civil, económico, policiaco y militar. Nada hace prever que exista la mínima voluntad política para someter ese poder total al libre escrutinio de los votantes.

Y el Consejo Permanente de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, reunido en Ginebra en marzo de este año, manda “abandonar las detenciones arbitrarias, las amenazas y otras formas de intimidación”, y “liberar a todos aquellos arrestados ilegal o arbitrariamente”. Y exige, también, la derogación de las leyes contrarias a los derechos humanos. Baste mencionar la ley de ciberdelitos, la ley de agentes extranjeros y el establecimiento de la cadena perpetua para “crímenes de odio”.

¿Es posible un clima electoral aceptable cuando hay más de 120 presos políticos, jóvenes en su inmensa mayoría, y miles de exiliados, jóvenes también, que huyeron de la represión desatada a partir de abril de 2018? ¿Y cómo puede desarrollarse así una campaña electoral? La policía vigila en las calles para desbaratar cualquier atisbo de manifestación pacífica, encierra ilegalmente a los opositores en sus casas con prohibición de salir e irrumpe en locales bajo techo para disolver reuniones políticas. Hay medios de comunicación con sus instalaciones confiscadas, y otros que viven bajo asedio.

Seguimos asomados al cráter encendido, le digo a John. Encontrar el camino para alejarse de la boca del infierno costará mucho, pero no hay esperanzas perdidas.

Sergio Ramírez
www.sergioramirez.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.