Reaparece la insensatez

Reaparece la insensatez

Resurge la sospecha de que el rearme de viejos excomandantes de las Farc lo motiva el narcotráfico.

09 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Fuera de Colombia suena irracional el anuncio de que un grupo de antiguos guerrilleros de las Farc retoman las armas después de medio siglo de una violencia que causó la muerte de un cuarto de millón de personas, el desplazamiento de más de 7 millones, innumerables secuestros, despojos, asaltos y bombazos.

¿Cómo se le puede ocurrir a un grupo de excomandantes geriátricos que con un grupúsculo de 1.500 combatientes podría ahora lograr lo que la banda que llegó a tener unos 13.000 miembros, de los cuales por lo menos la mitad eran combatientes; que contaba con el apoyo incondicional de la dictadura cubana, con la solidaridad de otros grupos guerrilleros en el continente y la simpatía en algunos sectores de la izquierda radical mundial nunca pudo conseguir?

En medio siglo de combates, la guerrilla fue derrotada una y mil veces por el Ejército colombiano, comandado por gobiernos de distintas tendencias, y, lo que es más importante, nunca pudieron ganarse el apoyo de los colombianos.

Frente a esta insensata decisión, solo queda suponer lo que sospecha Rodrigo Londoño, alias Timochenko, el exlíder supremo de las Farc y ahora cabeza de su partido político. “La motivación política no considero que la tengan. No hay”, dice. “No sé si el narcotráfico o qué, pero en todo yo veo una motivación personal, individual”.

Lo verdaderamente importante para el pueblo colombiano es impedir que las acciones de estos bribones interrumpan el proceso de paz

Dicen los disidentes que retoman las armas porque el gobierno colombiano actual no ha respetado su obligación de preservar la vida de cientos de guerrilleros que se acogieron al programa de paz. También lo acusan de no cumplir sus promesas de reforma rural, desarrollo económico, construcción de infraestructura y cultivos alternativos.

El Gobierno responde a los cargos señalando que desde su firma, el proceso sería implementado en los siguientes doce años, no en uno. Y si bien la muerte de exguerrilleros y líderes comunitarios es un hecho real, no se sabe quién los mató ni por qué. Históricamente, el país ha sufrido repetidas crisis de violencia, y en esta ocasión se rumora que los asesinatos bien podrían haber sido obra de sicarios de los carteles de la droga.

Desechada la hipótesis de la dudosa legitimidad ideológica del levantamiento armado, lo verdaderamente importante para el pueblo colombiano es impedir que las acciones de estos bribones interrumpan el proceso de paz, al que se han acogido no solo la inmensa mayoría de los colombianos, incluyendo a más de ocho mil excombatientes y unos quince mil simpatizantes de las Farc.

Para Estados Unidos –declaró Elliot Abrams, enviado especial de EE. UU. para Venezuela–, el anuncio de la rebelión de ‘Iván Márquez’ y ‘Jesús Santrich’ representa un duro golpe. Primero que nada, porque afrenta la seguridad nacional de Colombia, pero también porque amenaza con inyectar nueva fuerza al tráfico de cocaína colombiana con destino a Estados Unidos, y porque complica, aún más, el hasta ahora infructuoso esfuerzo de Estados Unidos de derrocar la dictadura venezolana, encabezada por Nicolás Maduro. Es un hecho irrefutable que los guerrilleros del Eln se guarecen en el lado venezolano de la frontera, y lo más probable es que también la facción rebelde de las Farc busque albergue ahí.

Otro factor preocupante para Colombia y Estados Unidos es el efecto que tendrán los nuevos focos de tensión en el flujo de refugiados venezolanos a Colombia. Se calcula que de los 4,3 millones de personas que han salido del caótico vecino, por lo menos 1,4 millones han encontrado refugio en Colombia.

Ni en Colombia ni fuera de ella se piensa que esta nueva insurgencia pueda tener éxito en su intento por derrocar al legítimo Gobierno colombiano. La preocupación central de todos es y debe ser preservar el proceso de paz.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.