La compensación como justicia

La compensación como justicia

¿Por qué en EE. UU. los agraviados no acuden a los tribunales en los casos de violencia policial?

21 de septiembre 2020 , 10:02 p. m.

La familia y el abogado de Breonna Taylor, una enfermera negra de 26 años de edad asesinada por la policía mientras dormía en su domicilio, recibirán 12 millones de dólares en compensación por su muerte.

En Estados Unidos, este tipo de arreglos no es inusual. La familia de Eric Garner, un afroamericano estrangulado por un policía que sospechaba que Garner vendía cigarrillos ilegalmente, recibió una compensación de 6 millones de dólares. El policía nunca fue castigado, y su supervisora fue suspendida 20 días sin pago. Este año, en Baltimore, la compensación al hijo de una mujer también asesinada por la policía fue de 38 millones de dólares.

Evidentemente, la brutalidad policial no es exclusiva de Estados Unidos. Es un problema insoluble en países dictatoriales como Cuba o autoritarios como Venezuela; y un problema por resolver en países subdesarrollados como México o Colombia, y democráticos como Francia.

Sin embargo, Estados Unidos supera con creces a la mayoría de los países democráticos y ricos en asesinatos a manos de la policía. Entre 2013 y 2019, subraya un informe del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, la policía mató a 7.666 personas. En el mismo lapso, en Canadá la policía mató a 224, y en Noruega y Finlandia hace años que no se registra una sola muerte por encuentros con la policía. El año pasado, en Estados Unidos hubo más de 1.000 muertos, mientras que en Alemania se registraron 11; en Japón, 2, y en Noruega, 0.

¿Por qué? ¿Tendrá que ver con la manera como la policía se organiza? En Estados Unidos hay alrededor de 18.000 agencias policiales y es frecuente que los policías enfrenten situaciones para las que no han sido debidamente entrenados.

Los policías deben patrullar, investigar, arrestar y vigilar el tráfico de vehículos. A menudo responden a situaciones de crisis por problemas mentales de un individuo, de violencia doméstica, o porque el volumen de la música en la casa de un vecino es excesivo.

Este tipo de mandatos es demasiado amplio, poco eficiente y conducente a confrontaciones innecesarias. Se calcula que por lo menos el 25 por ciento de las personas muertas o heridas por la policía atravesaban en ese momento una crisis de salud mental.

En Inglaterra, por ejemplo, la policía cuenta con profesionales desarmados especialmente entrenados para relajar tensiones en este tipo de situaciones o para tramitar delitos menores.

Un elemento muy importante, creo yo, es la creciente militarización de la policía estadounidense. Mientras que en Irlanda, el Reino Unido o Nueva Zelanda usualmente la policía patrulla desarmada, en EE. UU. los mandos policiales argumentan que en un país donde hay 120 armas de fuego por cada 100 residentes, desarmarse sería suicida.

En 2019, 44 policías fueron asesinados, y los policías mataron 23 veces más civiles. En Islandia, donde la mayoría de los habitantes tienen un arma de fuego, solo ha habido un civil muerto por la policía en toda su historia.

En 2011 viví en Heidelberg casi dos meses y nunca oí la sirena de una patrulla. Una vez vi a dos policías arrestando sin desenfundar sus pistolas a una persona que llevaba drogas en una maleta.

Y me pregunto: ¿por qué en Estados Unidos, un país donde impera el Estado de derecho, los agraviados no acuden a los tribunales para que se haga justicia y optan por la compensación económica?

Porque casi nunca se procesa y condena a la policía por el uso excesivo de la fuerza. El beneficio de la duda pesa mucho cuando las dos partes narran lo sucedido.

Quienes reciben la compensación por la muerte a destiempo de sus familiares por un policía lo hacen sabiendo que el dinero nunca sustituirá la ausencia del ser querido y lamentando que no se haya hecho justicia.

SERGIO MUÑOZ BATA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.