Joe Biden se lanza a la ‘batalla por el alma de la nación’

Joe Biden se lanza a la ‘batalla por el alma de la nación’

Se postula como un político de principios que no admira a dictadores y sabe negociar con adversarios

29 de abril 2019 , 07:15 p.m.

Al lanzarse como candidato a liderar el Partido Demócrata en la elección presidencial de 2020, el exvicepresidente Joe Biden enfrentó directamente al elefante en el cuarto, si se me permite la metáfora. Busco la presidencia, dijo Biden, porque “están en peligro los valores fundamentales de esta nación... Nuestra posición en el mundo... Nuestra democracia..... Estamos en una batalla por el alma de esta nación”.

Con esta estrategia, Biden se posiciona ante la nación como el candidato con mayores probabilidades de arrebatarle la presidencia a Trump porque cuenta en su haber con una historia personal irreprochable, la experiencia de 8 años en la vicepresidencia y una bien cimentada reputación como un político de centroizquierda capaz de forjar acuerdos con sus colegas de centroderecha para avanzar agendas que benefician al país entero. Tiene además una indiscutible cercanía con la clase trabajadora, en la que se crio, y conoce sus problemas.

Más que ofrecerles a los votantes una explicación detallada de las virtudes de sus políticas, Biden les hace un llamado a que reflexionen sobre las falencias, mentiras, enredos, traiciones, coqueteos con autócratas y dictadores, declaraciones racistas y maniobras ilegales de Trump en su presidencia y sus negocios. Que se den cuenta de que su caótica e impulsiva manera de gobernar contradice los valores fundacionales del pueblo estadounidense porque minan el sistema democrático y el Estado de derecho.

Comparado con los otros candidatos, y sobre todo frente al actual presidente, Biden se ve presidenciable. Tiene eso que los romanos llamaban gravitas

Es cierto que Biden parecería seguir el mismo libreto que utilizaron los demócratas en 2016, cuando insistieron inútilmente en que Trump no estaba capacitado para ser presidente, la diferencia esta vez es que Biden no habla de una suposición, sino de una realidad sustentada en los hechos y confirmada en los dos años de gobierno de Trump.

Biden va a recordarles a los votantes que el mismo hombre que dijo que iba a Washington “a limpiar el pantano” trajo al Gobierno una banda de delincuentes que hoy o están en la cárcel o a punto de entrar en ella, como Paul Manafort, Michael Cohen, Michael Flint y muchos otros más.

En un momento en que el ala más progresista de su partido aborda temas como la educación o la salud, como, por ejemplo, lo han planteado Elizabeth Warren o Bernie Sanders en plataformas consideras radicales por la mayoría de los simpatizantes del Partido Demócrata, Biden sugiere una evolución gradual y realista que apele también a los votantes de centro, los independientes y los indecisos.

Y son, precisamente, sus diferencias con los activistas las que muestran también su talón de Aquiles. Su edad; sus hábitos de vida, que hoy suenan anticuados; su formación personal anterior al #MeToo, algunos de sus votos en el Senado, como, por ejemplo, aquel que emitió en favor de la guerra en Irak. Y haber perdido dos veces la nominación de su partido, en 1988 y en 2008, tampoco le ayuda.

Hoy, las encuestas lo sitúan como el favorito entre los adultos mayores de 50 años, pero por debajo de Sanders entre los jóvenes. Por otro lado, comparado con los otros candidatos, y sobre todo frente al actual presidente, Biden se ve presidenciable. Tiene eso que los romanos llamaban gravitas, es decir, dignidad y una seriedad exenta de frivolidad.

También se lo considera un experto en temas de política exterior; un político de principios que no admira a dictadores, sabe cómo negociar con adversarios y respeta a los mandatarios de los países aliados.

Quienes lo conocen aprecian su sentido común, su optimismo y su manera de encarar los problemas partiendo de la convicción de que no hay imposibles. También su olfato para saber qué propuestas políticas son viables y cuáles son disparatadas porque no existe un consenso que las pueda apoyar. Y esto es una gran cualidad.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.