Cuando Gabo conoció a Toni

Cuando Gabo conoció a Toni

De los Cien años de soledad de Gabo, a los quinientos años de silencios de Toni Morrison.

12 de agosto 2019 , 07:00 p.m.

La reciente muerte de la novelista estadounidense Toni Morrison me recordó la admiración que la ganadora del Nobel y el Pulitzer sentía por Gabriel García Márquez, y el colombiano por la estadounidense.

Para mí, el entusiasmo de Morrison por la obra de Gabo, a primera vista, corría a contracorriente, pues si bien todo el mundo sabía que Gabo, al igual que cientos de escritores latinoamericanos, sentía enorme reverencia por Thomas Mann, James Joyce, William Faulkner o Franz Kafka, fuera de los círculos intelectuales o académicos poco se sabía de la influencia de Gabo en autores como Salman Rushdie, de la India; Ben Okri, de Nigeria; Julian Barnes, de Gran Bretaña, Joyce Carol Oates o Toni Morrison, de Estados Unidos.

Y, aunque es evidente que uno de los vínculos que unen a Gabo y Toni es el llamado ‘realismo mágico’ (una manera imaginativa de mostrar la realidad), es también claro que no se agotan en el uso del lenguaje, sino que hay una enorme correspondencia de fondo. Los escritos de ambos revelan la historia, la vida, la pena y los triunfos de comunidades que han sido ignorados por cien o quinientos años. Curiosamente, los primeros esclavos negros llegaron a Jamestown, en Virginia, en agosto de 1619.

“Con Beloved –ha escrito Thomas Curwen–, Morrison les dio voz a los silencios del pasado y creó algunos de los personajes más memorables de la literatura estadounidense. Cantando, lamentándose, alabando, llorando, riendo, llorando y amando, sus páginas se llenan en un estruendoso coro que captura la tez trágica y alegre de la vida y la raza en este país”.

Los escritos de ambos revelan la historia, la vida, la pena y los triunfos de comunidades que han sido ignorados por cien o quinientos años

Curwen también cuenta que mientras Morrison trabajaba en Random House en la década de 1970, se la conocía como ‘la editora negra’ por su compromiso de publicar libros sobre la experiencia afroamericana. En El libro negro, Morrison documenta la historia racial del país recopilando artefactos, avisos de subastas de esclavos, fotos de linchamientos, anuncios de caras negras y fatídicos recortes de periódicos.

En su discurso del Nobel, Gabo nos cuenta que para él, “los inventores de fábulas que todo lo creemos nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”.

La convergencia entre ambos autores, creo yo, la da Fuentes en este ensayo. “Los latinoamericanos sabemos que hemos sufrido una modernidad excluyente, una modernidad huérfana, sin mamá ni papá, y que estamos decididos a conquistar una modernidad inclusiva, que tenga tanto a mamá como a papá, una modernidad que abarcará todo lo que hemos sido, hijos de la Mancha, parte de la impureza mestiza que hoy se extiende por todo el mundo para crear un polinarrativo que se manifiesta como un verdadero Weltliteratur en la India de Salman Rushdie, Nigeria de Wole Soyinka, Alemania de Gunter Grass, Sudáfrica de Nadine Gordimer, España de Juan Goytisolo o Colombia de Gabriel García Márquez. El mundo de la Mancha: el mundo de la literatura mestiza”, al que yo le agregaría ‘el Estados Unidos de Toni Morrison’.

Gabo y Morrison se conocieron en la casa de Carlos Fuentes en México, en 1995, según cuenta el académico David Carrasco. Después de la cena, que transcurrió sin pena ni gloria, pues ni Gabo hablaba inglés ni Toni español, hacia la medianoche, Gabo recitó de memoria los títulos, los temas y las fechas de publicación de las novelas de Morrison, y la plática, cuenta Carrasco, se animó hasta la madrugada. La comunión se había realizado.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.