¿Conflicto o concordia hacia el futuro?

¿Conflicto o concordia hacia el futuro?

No obstante la persistencia de actitudes xenófobas, se evidencia un avance en la integración.

24 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Lo menos que se puede decir de Andrew Selee, el autor de 'Vanishing Frontiers, the Forces Driving Mexico and the United StatesTogether' y presidente del Migration Policy Institute, en Washington D. C., es que es un optimista irredimible.

Su entusiasmo bicultural se justifica no solo porque está felizmente casado con una mexicana y vivió largas temporadas en México, sino por el rigor de sus investigaciones. Sus credenciales académicas son impecables y la evidencia que presenta en su libro sobre la asombrosa integración entre México y Estados Unidos en los últimos veinticinco años en comercio, inversión, empleo, energía, migración, seguridad, alta cultura y cultura popular es precisa y apabullante. Su visión, sin embargo, no es utópica y su convicción del avance del amalgamiento de dos culturas diferentes no le impide dar cuenta de los numerosos enfrentamientos que el acercamiento ha provocado.

Selee reconoce el enorme reto que la agresiva política de Donald Trump, inventando barreras físicas y emocionales para separarlos, es un grave problema, pero les da mayor peso a los enormes beneficios que la vecindad les ha traído a ambos países.
Aparte del crecimiento sustancial del comercio bilateral, cita interesantes ejemplos como el del éxito del puente que conecta San Diego con el aeropuerto de Tijuana; la inversión de la Ford en San Luis Potosí y en Michigan, o la de las panaderías mexicanas Bimbo por todo Estados Unidos.

El flujo de inmigrantes latinoamericanos y asiáticos seguirá creciendo y que la combinación de estos dos factores va a generar nuevos conflictos y mayor satanización de los extranjeros de color.

También describe la exportación de energía americana a México, el triunfo de los cineastas mexicanos en Hollywood y los intercambios tecnológicos entre Silicon Valley y Guadalajara. Quizá por todo esto, las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses sienten simpatía por México, aunque un poco más de un cuarto de la población tiene opiniones negativas sobre el país.

Para ilustrar esta dicotomía, Selee narra las vicisitudes de Hazleton Pennsylvania, un pueblo que nació con una falta de ortografía en su nombre. Poblado inicialmente por inmigrantes europeos que llegaron a trabajar en las minas, se volvió un pueblo fantasma cuando estas cerraron. A mediados de los 90, revivió con el arribo de inmigrantes de varios países de Latinoamérica y compañías mexicanas como Bimbo, que abrieron nuevas fuentes de trabajo.

En 2006, cuando los hispanos formaban un tercio de la población, una ordenanza del alcalde quiso impedir que se les rentara casa a los indocumentados y se les ofreciera empleo. La ordenanza no prosperó, pero el sentimiento antihispano de la mayoría de sus habitantes persistió y se reafirmó votando mayoritariamente por Trump en la pasada elección presidencial.

Selee argumenta que no obstante la persistencia de actitudes xenófobas en el país, el presente y el futuro evidencian el avance de la integración binacional. Yo concuerdo con él; sin embargo, hay varios factores que me hacen dudar de su predicción del futuro. Aclaro, no cuestiono su apreciación de que la integración de ambos países seguirá avanzando, mas temo la magnitud de los enfrentamientos que preveo.

Pienso que la inviabilidad de las promesas de Trump de reactivar industrias obsoletas en viejas zonas industriales del país va a generar mayor ansiedad entre los obreros blancos cuyo nivel de vida se ha estancado o se ha deteriorado; por tanto, su ira seguirá en aumento. También creo que el flujo de inmigrantes latinoamericanos y asiáticos seguirá creciendo y que la combinación de estos dos factores va a generar nuevos conflictos y mayor satanización de los extranjeros de color.

El problema, insisto, es qué va a pasar cuando la gente se dé cuenta de que los trabajos que dejaron de existir no volverán y los inmigrantes que huyen de sus países por necesidad y aspiran a vivir el antiguo sueño americano sigan llegando.

SERGIO MUÑOZ BATA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.