Secciones
Síguenos en:
¿Un nuevo New Deal?

¿Un nuevo New Deal?

¿Estaremos en el umbral de un renovado modelo económico que reducirá la desigualdad?

La semana pasada me enteré de la muerte de un amigo mío a causa de la pandemia. La noticia me entristeció, y al mismo tiempo me hizo recordar el enigma que definió nuestro trato.

Él era un buen hombre, pero nunca pude entender cómo una persona de clase media baja podía votar por los candidatos del partido de los ricos, el Republicano. Para mí, eso era equivalente a oír a una persona de tez morena denostando a los negros por el color de su piel.

Su muerte coincidió con el anuncio del presidente Joe Biden de un ambicioso plan de reconstrucción y modernización de la mermada infraestructura del país que se financiaría en parte con un impuesto a los superricos y crearía millones de empleos.

La mayoría de los presidentes anteriores a Biden han querido reconstruir la infraestructura, pero solo Franklin Delano Roosevelt y Dwight Eisenhower obtuvieron los fondos necesarios para emprender la tarea. Roosevelt para el New Deal en los 30, y Eisenhower en los 50 para el Sistema Interestatal de Carreteras.

Es verdad que el plan en su totalidad tendría un costo económico enorme. Peor aún, que su aprobación les significaría una derrota ideológica brutal a los conservadores. No en balde, Mitch McConnell, el líder de la minoría republicana en el Senado, ha declarado que su partido buscará impedir su aprobación.

Si Biden logra su propósito, estaremos asistiendo a una transformación histórica del modelo económico que adoptó el país desde la presidencia de Ronald Reagan, quien declaró al Gobierno el enemigo público número uno.

Durante el gobierno de Reagan se creó un régimen que favoreció a los ricos con reducciones desproporcionadas de sus impuestos; se dañó a la clase media y a los obreros reduciendo sus ingresos al permitir que las corporaciones reemplazaran las pensiones a sus trabajadores con planes dependientes del mercado de valores; y la eliminación de las regulaciones bancarias propició la gran crisis de la vivienda que culminó con el crac financiero de 2007-2008.

Biden sabe que la desigualdad económica no se resuelve con el goteo del dinero que los superricos ganan con la reducción de sus impuestos. También sabe que el papel del Gobierno es fijar las grandes prioridades nacionales y delinear las tareas necesarias para alcanzarlas. Sabe que hay que incentivar e invertir en programas de innovación, y que es su obligación vigilar que los procesos se cumplan y beneficien a la ciudadanía.

Su plan contempla construir y reparar 32.000 kilómetros de autopistas y más de 10.000 puentes. Se calcula que casi la mitad de las carreteras del país están en malas condiciones y que casi la mitad de los puentes tienen más de 50 años. Un dato espeluznante es que el país más rico del mundo ocupa el puesto 13.º en la valoración de su infraestructura. Por debajo de países asiáticos como Singapur o europeos como España o Alemania.

El plan también contempla modernizar la red eléctrica, el suministro de agua, el acceso a la banda ancha del internet, crear programas para combatir el cambio climático, así como la reconstrucción de dos millones de casas, edificios y escuelas.

Muchas de las reformas del New Deal de Roosevelt fueron muy criticadas por los conservadores de la época. Pero gracias a ellas el país superó la gran depresión y muchos de sus programas –el Seguro Social, el seguro a los desempleados o los subsidios a la agricultura, por ejemplo– continúan funcionando a la fecha.

Me imagino que mi amigo republicano habría reaccionado con estupor al leer la propuesta de Biden, y al percatarse de que estamos en el umbral de un renovado modelo económico que contribuiría a reducir la desigualdad. Pero eventualmente, creo que entendería que el plan de Biden le traería enormes beneficios.

Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.