De mujeres y de machos

De mujeres y de machos

¿Por qué será que las mujeres jefas de estado han superado a los hombres en el manejo de la crisis?

27 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Nadie debió sorprenderse cuando la presidenta del Banco Central Europeo, y anteriormente directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, declaró la semana pasada que las jefas de Estado de Alemania, Taiwán y Nueva Zelanda habían superado, y con creces, a sus homólogos masculinos en el manejo de la pandemia. La evidencia es abrumadora.

Las mujeres fueron superiores a los hombres, subrayó Lagarde, por la transparencia con la que comunicaron las buenas y las malas noticias, y por el número de contaminados y muertos en sus respectivos países. También, porque cuentan con la autoridad moral, científica y política que les permitió dictar y aplicar con energía medidas preventivas como el uso de mascarillas, el confinamiento obligatorio y la distancia social.

A este despliegue de aptitud yo le agregaría que las mujeres poseen eso que llamamos instinto maternal o dimensión solidaria. Todo el mundo sabe que los extremos a los que puede llegar una madre para proteger a sus hijos son indescriptibles.

Como no podía ser de otro modo, Lagarde mencionó a la canciller alemana, Angela Merkel, como un caso excepcional. Su preparación científica –Merkel es doctora en Química Cuántica y fue investigadora científica hasta 1989– la faculta para entender los problemas con claridad, desgranarlos y proponer soluciones llenas de sentido común. Y si al liderazgo de Merkel le agregamos la eficiencia de un sistema de salubridad supereficiente, el resultado tiene que ser positivo. Mientras que en España, Italia, Francia o Gran Bretaña el número de muertos por el coronavirus es exorbitante, en Alemania apenas anda por los 5.000. Demasiados, sin duda, pero muchísimo menos que los de sus vecinos.

Por otro lado, el elogio de Lagarde a Merkel no le impidió celebrar el extraordinario manejo de la enfermedad de la primera ministra de Nueva Zelanda. A principios de marzo, Jacinda Ardern se fijó como meta erradicar, no atenuar, el virus, y lo enfrentó enfatizando la bondad como instrumento principal, instando a sus compatriotas a cuidar de sus vecinos, a atender a los más vulnerables y a hacer sacrificios por el bien común. Hoy, cuando los contagios regresan con furia en casi todo el mundo, Nueva Zelanda está a punto de salir casi ilesa del problema y las encuestas marcan que el 80 por ciento de la población le tiene plena confianza.

Otra mujer que ha tenido un éxito asombroso en el manejo de la pandemia es la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, de tan solo 34 años de edad, quien ha contado con la colaboración de otras cuatro mujeres que lideran los partidos políticos que forman la coalición de gobierno. El número de muertos en Finlandia es apenas un 10 por ciento de los que han fallecido en el país vecino, Suecia.

También ha sido excepcional el manejo de Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán, cuyo programa de pruebas, rastreo, confinamiento y otras medidas para contener la infección fue tan efectivo que nunca tuvo necesidad de decretar el cierre de las actividades nacionales. A la fecha, entre los 24 millones de taiwaneses solo se han reportado 449 casos y siete muertes.

Sin duda ha habido también algunos jefes de Estado que han manejado bien la pandemia. En Grecia, por ejemplo, solo se han reportado 138 muertos, y en Australia, hasta fines de mayo, 102. Pero el desorden, la mentira, la negación de la gravedad del virus, las equivocaciones de sus asesores en materia de salud de Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil, López Obrador en México y Boris Johnson en Gran Bretaña obliga a la desfavorable comparación. No es coincidencia, creo yo, que los cuatro mandatarios que peor han manejado la pandemia se resistan a usar mascarillas en público, deben de creer que la mascarilla disminuye su imagen de machos.

Sergio Muñoz Bata

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.