Llanero solitario enemergencia económica

Llanero solitario enemergencia económica

La crisis ha vuelto a poner de presente la relevancia de la agenda que venía impulsando minhacienda.

28 de mayo 2020 , 07:12 p.m.

Iniciándose mayo, el Gobierno anunció la segunda fase de la emergencia económica provocada por la pandemia. El paquete de apoyos a nuestra golpeada economía se ha duplicado en lo corrido del año y ahora bordea el 6 por ciento del PIB.

Su fondeo corresponde casi por partes iguales a mayor endeudamiento externo y préstamos de dineros territoriales, pensionales e infraestructura. Así, la relación deuda pública/PIB estará saltando de 52 a 62 por ciento durante 2019-2021. Y, entre tanto, la relación recaudo/PIB estará cayendo de 14 al 13 por ciento.

Todo esto ha llevado al propio Gobierno a replantear la enajenación de activos estatales y su estrategia macrofiscal. Cabe recordar que, en los inicios de la administración Duque, el ministro Carrasquilla había tratado de impulsar estos estratégicos temas de privatizaciones, IVA y reforma laboral-pensional.

Inicialmente se había pensado que un 10 por ciento de enajenación de las acciones de Ecopetrol podían aportar hasta 10.000 millones de dólares (casi 3 por ciento del PIB del momento). Ello era posible en 2018-2019, cuando los precios internacionales venían recuperándose y habían logrado promediar 65-70 dólares por barril/Brent respecto de los 45 dólares de 2016-2017. Pero, de forma extraña, el grueso del Gobierno y hasta el Consejo Gremial manifestaron un “rotundo no” a tan acertada iniciativa del minhacienda. Tan solo un puñado de analistas ilustramos las bondades de tan oportuna propuesta.

Después, minhacienda continuó en solitario impulsando la idea técnicamente correcta de elevar y extender el IVA a muchas partidas que pagan cero o solo 5 por ciento frente a la tasa general del 19 por ciento. Ello le hubiera permitido a Colombia elevar su recaudo en 1 por ciento del PIB y hasta devolver 0,2 por ciento a los más necesitados. Pero, nuevamente, el ‘fuego amigo’ del partido de gobierno petardeó tal iniciativa, dejando trunco el trípode del recaudo de firmas-hogares-IVA. Así, la Ley 2010 del 2019 terminaría arrojando una pérdida de recaudo durante 2020-2022 (aun antes de la pandemia).

El solitario minhacienda no desfalleció y en compañía de Kimosabi-Zárate trató de convencer a la poco técnica y obstinada mintrabajo sobre la urgencia de impulsar una reforma laboral. Frente a tasas de desempleo que continuaban elevándose hacia el 11 por ciento, lo urgente era bajar excesivos costos no salariales que seguían en 50 por ciento a pesar de las reducciones de la Ley 1607 del 2012.

Nuestro aguerrido minhacienda se enfrentó entonces al poderoso establecimiento y planteó la urgencia de repensar hasta los parafiscales de Asocajas. Pero pudo más el ‘cabildeo’ que el debate de las ideas, arrastrando a defender rentas capturadas a exministros de salud, hasta los de corte más progresista.

El Gobierno también dejó solo a minhacienda en su labor de impulsar una reforma pensional estructural que pretendía acabar con subsidios Hood Robin (pobres dándoles a los ricos) y elevar la cobertura del paupérrimo 25 por ciento hacia el 60 por ciento. Desde su llegada, minhacienda había rechazado la idea de otorgar monopolio a Colpensiones en manejo de pensiones bajas, las cuales representan 70 por ciento del mercado. De acceder a ello, se arriesgaba la viabilidad pensional pública, las AFP terminaban fondeando a Colpensiones y colapsaría el precario mercado de capitales.

Pues bien, la crisis desatada por la pandemia ha vuelto a poner de presente la relevancia de toda la agenda que venían impulsando nuestro minhacienda y Kimosabi. El problema es que el capital político ahora es casi inexistente y seguramente el resto de la administración Duque se nos irá tratando de enfrentar la pandemia. La nueva administración también tendrá que corregir el error, ese sí de la propia factura del minhacienda, de haber creído en la economía, vudú que considera que alivios tributarios a grandes empresas se pagan solos, a punta de supuestas inversiones.

Sergio Clavijo

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.