El Banco de la República y el ciclo político

El Banco de la República y el ciclo político

Vale la pena analizar la incidencia técnico-política de los cambios en junta directiva del BanRep.

12 de enero 2020 , 12:05 a.m.

Durante el 2019 se presentaron importantes cambios en la composición de la junta directiva del Banco de la República. Vale la pena analizar aquí la incidencia técnico-política de estos cambios. Los codirectores Zárate y Ocampo renunciaron por razones de índole personal, dando cabida a que la administración Duque procediera a nombrar en su reemplazo a Steiner y Galindo, ambos con excelentes credenciales técnicas para sustituirlos.

Sin embargo, se han escuchado voces que los cuestionan solo por el hecho de ser amigos del actual ministro de Hacienda. También se habla de un “enroque” que se presume estarían haciendo Zárate y Carrasquilla para que este último pueda aspirar a ser nombrado gerente del Emisor en los inicios del 2021. Para entonces estará expirando el primer periodo del gerente Echavarría (2017-2021).

Cabe señalar varios temas de índole legal e institucional frente a estas suspicacias respecto de la pérdida de independencia de nuestro banco central. Esa independencia claramente se vio amenazada cuando se aprobó, en 2005-2006, la reelección inmediata presidencial en cabeza de Uribe. Erradamente, la Corte Constitucional del momento conceptuó que la permanencia del Ejecutivo no incidiría sobre las altas cortes o el Banco de la República. No obstante, era obvio que los gobiernos reelectos tendrían mayorías que la propia carta política de 1991 quiso evitar.

De esta manera, tanto Uribe (2006-2010) como Santos (2014-2018) disfrutaron de amplias mayorías en nuestro banco central. Sin embargo, gracias a la alta calidad tecnocrática de los allí nombrados y a la institucionalidad que generan los cuerpos colegiados no políticos, el Banco de la República continuó cumpliendo con sus mandatos de control de la inflación y estabilidad cambiaria-financiera, con particular éxito desde la flotación cambiaria del año 2000.

Solo Chile, México, Perú y Colombia pueden esgrimir en América Latina una inflación promedio inferior al 5 por ciento anual, desde que adoptaron el esquema de ‘inflación-objetivo’ y la flotación cambiaria. Esta inflación baja y estable ha sido un seguro importante contra cacerolazos inspirados en el hambre que sí generan inflaciones de dos dígitos, como en Argentina o Venezuela. Por eso llama la atención que diversos dirigentes gremiales de Colombia con frecuencia le pidan al Banco de la República que siempre obre con laxitud monetaria, olvidando que en determinadas coyunturas ello llevaría a acelerar la inflación.

Abolida la reelección presidencial, en 2015-2016, todavía puede ocurrir que ese tipo de renuncias prematuras de los codirectores dé lugar a una toma ‘de facto’ de mayorías en nuestro banco central. Pero hasta la fecha todos los gobiernos han dado muestra de madurez tecnocrática, entendiendo el papel estabilizador de este.

En cualquier caso, útil es que los nuevos codirectores, Steiner y Galindo (y hasta la codirectora Soto, con solo dos años en el cargo), tengan en mente los efectos del ciclo político para hacer valer sus criterios técnicos y proceder a elevar las tasas de interés cuando ello se requiera a fin de controlar la inflación y mantener la estabilidad financiera. Algunos codirectores todavía siguen ‘vírgenes’ y sin saber cuándo esas alzas en tasas son técnicamente procedentes.

De hecho, es posible que en esta primera parte del 2020 se requiera que la junta eleve unos 25-50 puntos básicos su tasa repo. Esto con el fin de asegurar que la inflación regrese hacia el 3 por ciento anual (contra el casi 4 por ciento del 2019). A ello también estará contribuyendo el insuficiente nivel de reservas internacionales, en presencia de abultados déficits externos (bordeando el +4 por ciento del PIB anual durante 2018-2019).

SERGIO CLAVIJO
sclavijo@uniandes.edu.co

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.