Pobreza y administración tributaria

Pobreza y administración tributaria

Colombia continúa siendo, con Brasil y Chile, campeón de inequidad regional.

27 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

El Dane reportó un preocupante deterioro en materia social. La pobreza monetaria repuntó al 35,7 % de la población en 2019, después de haber disminuido de 40,8 a 35,2 % durante 2012-2017. Esta reversión social estuvo asociada al desplome de los precios energéticos, iniciada en 2015, y la consecuente alza en desempleo del 9 al 11 %. Este deterioro en índices pobreza bien podría rebasar el 40 % de la población hacia 2022 debido a la terrible pandemia 2020-2021.

Además, estos nuevos datos develan una subestimación histórica en niveles de pobreza cercana a 8 puntos. Varios analistas habían advertido, en 2011, que los ajustes metodológicos a problemas de medición eran injustificados, acarreando dicha distorsión en 2012-2018. Se pensó que pobreza había caído a 26,9 % en 2017, pero se estancó en 35,2 %.

Los progresos en expansión de ‘clase media-ampliada’ (incluyendo vulnerables) igualmente se han reversado. La clase media ampliada se había expandido de 56,9 a 62,6 % durante 2012-2017, pero ahora se redujo a 61,7 % en 2019. Este guarismo nos deja lejos del 75 % que había alcanzado la clase media ampliada en Chile. La porción vulnerable en Colombia ha bordeado el 30 % de la población, luego nuestra fragilidad social es evidente, especialmente bajo pandemia.

Los avances en equidad habían sido menores y también se están reversando. El Gini-ingreso de hogares se deterioró de 0,508 a 0,526 durante 2017-2019, dejándonos con un magro progreso frente al 0,539 del 2012. Así, Colombia continúa siendo, con Brasil y Chile, campeón de inequidad regional.

El mayor esfuerzo ahora debe centrarse en combatir la evasión tributaria, en vez de pensar en restablecer el impopatrimonio sobre las empresas y abortar la recuperación de la inversión.

Se requiere entonces mejorar la calidad de la intervención estatal pro-pobre. Decíamos recientemente que algo se ha mejorado al reducir ese Gini en 0,09 durante 2012-2019, gracias a impuestos más progresivos sobre hogares ricos y mejor focalización en gastos educativos y de salud. Pero aún falta corregir la conocida regresividad pensional.

El mayor esfuerzo ahora debe centrarse en combatir la evasión tributaria, en vez de pensar en restablecer el impopatrimonio sobre las empresas y abortar la recuperación de la inversión. Pero la tarea es monumental. La Ocde ha reportado que la eficiencia administrativa de la Dian es lamentable, y de allí la importancia de su modernización, según la Ley 2010 del 2020. Los hogares declarantes en Colombia son 5 % de lo requerido, frente al 25 % del Perú, el 60 % en Brasil y Chile o el 80 % en países desarrollados. Y los auditajes de la Dian sobre esa minoría de hogares declarantes son de un irrisorio 0,5 %, mientras que en los desarrollados llega al 15 %.

En cuanto a empresas, los auditajes de la Dian llegan solo al 2,5 %, frente al 5 % del Perú o el 20 % de Francia. Como si fuera poco, la probabilidad de que la Dian gane un pleito impositivo es tan solo del 40 %, mientras que en los países desarrollados es cercana al 80 %. En los propios Estados Unidos se ha visto una disminución presupuestal en auditajes, y resulta que esa es la mejor inversión pública (ver Sarin et al., Tax Reform..., 2020).

Ha sido común en Colombia la práctica de pagar ‘seguros de no auditaje’, y de allí que no deba sorprendernos que la ‘recuperación anual de cartera’ bordee solo 0,2 % del PIB. Los reportes de la Ocde indican que las ‘cuentas por cobrar’ de la Dian solo alcanzan 10 % del recaudo, frente al 100 % de Chile o Brasil. De allí que la relación recaudo total/PIB sea del 17 % en Colombia, mientras que en Chile llega al 20 % y en Brasil, al 35 %.

Para que la modernización de la Dian arroje ganancias significativas en recaudo, se requiere no solo aprestamiento en capital humano, tecnológico y acuerdos tipo Fatca, sino autonomía. Si continuamos con captura parlamentaria de delegados regionales de la Dian, poco ganaremos. La reversión social antes señalada clama por un mayor recaudo que ahora también deben empezar a pagar los evasores tributarios.

Sergio Clavijo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.