Secciones
Síguenos en:
¡Por un partido único de centroizquierda!

¡Por un partido único de centroizquierda!

La unificación de la centroizquierda facilitaría un diálogo con sectores organizados de la sociedad.

21 de mayo 2021 , 09:25 p. m.

Por los lados de la centroizquierda se cocina una coalición con miras a escribir el punto final del oscuro capítulo del uribismo. Así como hay que aplaudir la decisión tomada por esta coalición de presentar un candidato único a las elecciones del próximo año —así como el liderazgo que ha demostrado durante esta temporada de protestas—, es necesario señalar que se trata de una estrategia que da un mordisco a la tentadora pero pecaminosa manzana del cortoplacismo.

En lugar de limitarse a buscar la jefatura del Estado en el 22, la coalición bautizada con el esponjoso y populista nombre de la esperanza debería encaminarse hacia la creación de un partido político único de centroizquierda. Sin embargo, hoy por hoy, buena parte de las fichas de esta coalición andan moviéndose en la dirección contraria. Al partido Verde se le ha diagnosticado disforia de identidad y el Partido Liberal —excluyendo al mítico nadaísta— ha sido monopolizado por el clientelismo neoliberal de los años 90.

Entre tanto, varias de las cabecillas ‘independientes’ de esta coalición andan detrás de personerías jurídicas, como es el caso del Nuevo Liberalismo o del movimiento Dignidad, con miras a fundar aún más bandos, lo cual resultaría en una fragmentación aún mayor de la centroizquierda. Otros, en cambio, han optado por la creación de movimientos ciudadanos. Existe, sin embargo, una gran diferencia entre estos y los partidos políticos. Mientras que los movimientos ciudadanos giran alrededor del proyecto político de una sola persona, como le ocurre a Compromiso Ciudadano, los partidos se erigen sobre proyectos de país a largo plazo que trascienden las aspiraciones políticas de los individuos.

En pocas palabras, la unificación de la centroizquierda alrededor de un partido facilitaría un diálogo unificado con sectores organizados de la sociedad civil que, además de tratarse de los grupos que lideran el descontento social que se articula desde las calles, reflejan afinidades significativas con esta corriente política. Pero si existen múltiples facciones de centroizquierda, ¿a cuál de estas han de adherirse tales organizaciones? Por la misma razón, un partido único de centroizquierda contaría con el potencial de unificar grupos colosalmente diversos —como las minorías sexuales y los movimientos indígenas— alrededor de objetivos políticos comunes.

Como si fuera poco, al unificarse alrededor de un solo partido, la centroizquierda se adjudica la posibilidad de presentar listas y candidatos únicos a las elecciones nacionales y regionales, asegurando la continuidad de su política pública más allá de los períodos en los que gobierne y el control político organizado al encontrarse en la oposición.

Es apenas lógico que en un partido abunden las diferencias internas entre sus miembros. Pero esto no es razón para empacar las maletas y armar rancho aparte. A lo largo de la historia, varias sociedades han acudido a los duelos, en ocasiones a muerte, para resolver conflictos internos. Pues bien, las diferencias internas entre miembros de un partido han ser resueltas del mismo modo: en un duelo. Me refiero a las urnas, es decir, a las consultas partidistas y mecanismos semejantes.

La centroizquierda es la tonalidad del espectro político que cuenta con el mayor potencial para construir un nuevo contrato social que recoja las demandas que se hacen desde la calle asegurando, al mismo tiempo, mecanismos de financiación progresistas, pero factibles. Esto implica, entre otras cosas, la regulación, más no la expropiación, de los medios de producción y la garantía de un estado de bienestar para todos los ciudadanos, financiado, en gran medida, a través del sector privado, lo cual significa que este hay que estimularlo, más no entorpecerlo. Sin embargo, para que esta postura política se convierta en un proyecto de país a largo plazo es necesaria la creación de un partido político único de centroizquierda.

Santiago Vargas Acebedo
Twitter: @vargas_acebedo
santiago.vargas.acebedo@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.