Secciones
Síguenos en:
La guerra de la desconfianza en Medellín

La guerra de la desconfianza en Medellín

Las bases de la confianza se fueron erosionando con la llegada de Daniel Quintero.

23 de agosto 2020 , 01:28 a. m.

La transformación de Medellín estuvo basada en la confianza construida entre actores que podrían haber sido antagonistas naturales. La amenaza de Pablo Escobar propició un diálogo entre sindicatos, líderes sociales y barriales, empresarios, movimientos culturales y academia. Estas redes, basadas en reconocimiento interpersonal y confianza mutua, posibilitaron que personas de ámbitos completamente diferentes pudieran ver los mismos hechos y, desde sus diferencias, contar con una visión más o menos compartida del futuro de la ciudad.

Medellín, gracias a esto, pudo evitar, en los últimos veinte años, los altos niveles de polarización vividos en Bogotá o Cali. Sus alcaldes, independientemente de su procedencia y origen político, mantuvieron un lenguaje de concertación y una gran continuidad en sus programas. La confianza se tradujo en colaboración con el Gobierno y en resultados palpables que favorecieron una mayor calidad de vida, aun cuando persisten grandes retos en equidad e inclusión.

Esta época llegó a su fin. La llegada de Daniel Quintero es sintomática de ese final, aunque no es su causa ni su único síntoma. Las bases de la confianza se fueron erosionando con el pasar de los años, hasta el punto de que buena parte de la ciudad le creyó a un programa que prometía “recuperar a EPM de la corrupción”, aun cuando esto solo era una afirmación de campaña y EPM era la segunda empresa en activos del país.

En este nuevo escenario político, bastó con la entrega simbólica de un gran queso en el Concejo de la ciudad –con la frase “Medellín tiene que saber que a EPM se la están comiendo de a billones”– para posicionar un mensaje poderoso. Esta nueva simbología comunicativa dejó atrás el momento en el que las discusiones públicas podían ser ante todo técnicas y basadas en políticas públicas.

Independiente de si hablamos del surgimiento de la posverdad promovida por grupos dispersos o del nacimiento de un gobierno populista, el hecho observable es que la ciudad se ha llenado de panfletos concebidos por comunicadores políticos que plantean una guerra de credibilidad. Una visión liberal de la democracia diría que basta con demostrar que estos hechos son falsos, o con asumir que las nuevas afirmaciones son infundadas, como de hecho lo son. Pero hoy no basta con asegurar o demostrar con evidencia contrastable que la ciudad no está gobernada por un grupo económico a la manera de la Cosa Nostra, que nadie controla la junta de EPM y que no existe un cartel empresarial.

Hoy, en Medellín se debe entender que la opinión se erige por las redes sociales, utilizando incluso mentiras comunes. Al discurso populista le basta con construir la idea de una ‘élite’ de espaldas al bien público, para crear la noción de ‘ellos’ los corruptos y ‘nosotros’, todos los demás, para cimentar las bases de un nuevo tipo de relación política.

Son muchas las discusiones que se tendrán que dar sobre cómo se erosionó la confianza en la ciudad y por qué se llegó a la situación actual. Serán más importantes aún los esfuerzos para reconstruir el capital social, para fortalecer la sociedad civil y para rehacer el diálogo social. Entre tanto, lo crucial es entender el momento actual. Un orden político siempre puede cambiar –el lenguaje es el primer paso–, pero ahora lo importante consiste en observar la coalición política que se va configurando para remplazarlo. El lenguaje de la desconfianza sirve como marco para darle legitimidad a la llegada en masa de los políticos clientelistas que ya dominan muchas de las entidades del gobierno local. EPM es solo la punta visible del iceberg de un cambio mayor que está en gestación.

SANTIAGO LEYVA BOTERO

Más de Santiago Leyva Botero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.